Alarma mundial por Corea del Norte

Realizó con éxito un segundo ensayo nuclear y disparó tres misiles; unánime condena de la ONU, que analiza nuevas sanciones
(0)
26 de mayo de 2009  

SEUL.- En un abierto desafío a la comunidad internacional, Corea del Norte realizó ayer una nueva prueba nuclear subterránea, esta vez con una potencia similar a la de las bombas de Hiroshima y Nagasaki, lo que despertó una ola de enérgicas condenas desde Washington hasta Pekín y obligó al Consejo de Seguridad de la ONU a reunirse de urgencia para evaluar las medidas por seguir.

Según informó la agencia oficial de noticias KCNA, el régimen norcoreano "realizó con éxito otro ensayo nuclear subterráneo, como parte de las medidas destinadas a reforzar su capacidad de disuasión nuclear".

Se trata de la segunda prueba que realiza Pyongyang desde octubre de 2006, pero "con un nivel superior en términos de poder explosivo y tecnología", agregó KCNA.

El Ministerio de Defensa ruso precisó que la explosión tuvo una fuerza de entre 10 y 20 kilotones, equivalente a las bombas lanzadas por Estados Unidos en Japón, en 1945, y suficiente para destruir una ciudad.

La agencia de noticias surcoreana Yonhap, en tanto, alertó que la prueba nuclear fue seguida, dos horas más tarde, por el lanzamiento de tres misiles de corto alcance, lo que alimentó aún más el temor a una escalada de tensión en el nordeste asiático.

De inmediato, el gobierno de Corea del Sur puso en alerta a sus tropas y convocó a una reunión de emergencia de su Consejo de Seguridad. El gobierno japonés, en tanto, calificó el ensayo norcoreano de "absolutamente inaceptable", advirtió que tomará "severas acciones" y solicitó de inmediato una sesión extraordinaria del Consejo de Seguridad de la ONU. Tras una breve reunión a puerta cerrada en Nueva York, el organismo condenó anoche "por unanimidad" el ensayo nuclear e indicó que en los próximos días emitirá una resolución con posibles sanciones contra Pyongyang.

El presidente estadounidense, Barack Obama, fue uno de los primeros en condenar en ensayo, que calificó de "amenaza a la paz y seguridad mundial". "Es una violación descarada de la ley internacional y de los compromisos previos adoptados por Corea del Norte", dijo el mandatario, que instó a la comunidad internacional "a emprender acciones más fuertes" contra Pyongyang.

El ensayo implica un nuevo desafío para el mandatario, apenas unos días después de que Irán lanzara un nuevo misil de largo alcance.

Ayer, por primera vez, Rusia y China, que en el pasado fueron reacios a unirse a las condenas contra Corea del Norte, repudiaron el ensayo. Pekín, el aliado más estrecho de Pyongyang, se declaró "fuertemente contrario" a la prueba realizada ayer, y acusó al régimen norcoreano de haber "ignorado las objeciones de la comunidad internacional".

El gobierno chino, además, le exigió a su aliado regresar a la ronda de negociaciones (de las que participan Rusia, Estados Unidos, las dos Coreas, China y Japón), que desde 2003 buscan desmantelar su plan nuclear. Actualmente, las conversaciones se encuentran en punto muerto, suspendidas por el gobierno norcoreano.

Moscú, en tanto, advirtió a Pyongyang que su acción constituye "una escalada" que "amenaza la seguridad en la región" y "viola las decisiones del Consejo de Seguridad".

También Alemania, Francia, Gran Bretaña y Brasil, entre otros, condenaron la acción de Pyongyang, que calificaron de "amenaza para el mundo", mientras que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, expresó su "profunda preocupación". El gobierno argentino se sumó a las críticas y llamó a Corea del Norte a retomar la vía del diálogo.

Pese a la unánime condena de la comunidad internacional y el reclamo de sanciones más duras contra Pyongyang, varios analistas señalaron que será difícil castigar a un gobierno autocrático que desde hace tiempo está dispuesto a poner en riesgo sus pactos con el mundo exterior.

La última alarma mundial por una prueba nuclear de Corea del Norte había ocurrido el 5 de abril, cuando la comunidad internacional acusó al hermético régimen comunista de realizar una prueba encubierta de un misil de largo alcance, capaz de llegar a las costas de Alaska y Hawai, y de transportar ojivas nucleares.

Tras una condena formal de la ONU, Pyongyang advirtió el mes pasado que volvería a iniciar su controvertido plan nuclear. Según los analistas, además de aumentar su poder de negociación, Corea del Norte busca con este tipo de desafíos sortear problemas internos (ver aparte). Recientes informaciones recogidas por los servicios secretos de Estados Unidos estiman que el arsenal balístico norcoreano está compuesto por más de 1000 misiles de diferentes alcances y tamaños.

Desmentida de Irán

  • TEHERAN (Reuters).- El presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, negó ayer que su gobierno cooperara en materia nuclear con Corea del Norte, después de que Pyongyang realizara un segundo ensayo nuclear, más potente que el de octubre de 2006. "No tenemos ninguna cooperación [con Corea del Norte] en este campo [nuclear]. Nos oponemos a la producción, acumulación y proliferación de armas de destrucción masiva", dijo Ahmadinejad en una conferencia de prensa. El mandatario iraní insistió en que su país continuará con su programa nuclear "dentro del marco del OIEA".
  • MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.