Poco antes de asumir el trono. Alberto de Mónaco admitió ser el padre de un niño de casi 2 años