Alberto de Mónaco asumió la regencia del principado