Alemania entra en recesión y lleva a la UE al estancamiento

En lo que va del año, su economía no creció
(0)
16 de mayo de 2003  

BRUSELAS.- Con una declinación que amenaza las perspectivas futuras de la región, la economía de la llamada zona euro se estancó con un crecimiento cero durante el primer trimestre de este año luego de que Alemania, su principal motor productivo, ingresara en un preocupante proceso recesivo, e Italia y Holanda experimentaran una contracción.

El resultado del trimestre europeo arrojó el peor desempeño económico del último año pero, aunque con pronósticos muy cautos, los analistas creen que podrá evitarse la recesión en los próximos períodos.

Los cálculos del estancamiento de la zona euro se basaron no sólo en las cifras alemanas sino también en los indicadores de Italia -la tercera economía de la zona, que tuvo un retroceso del 0,1%-, los datos de Grecia y Holanda y los resultados económicos de España y Francia. La economía holandesa también entró en recesión en el primer trimestre del año debido, especialmente, a la baja de las inversiones.

Los analistas adjudican la caída económica del primer trimestre de este año, en Holanda y en Alemania, al impacto de la apreciación del euro, a las altas tasas de desempleo y al descenso de las inversiones y el consumo generado por la incertidumbre ante la guerra en Irak.

Los sombríos datos llevarían a las autoridades a recortar las tasas de interés. Así lo hicieron saber algunos altos funcionarios como el ministro francés de Finanzas, Francis Mer, que ya ha dado amplias señales de que esta semana sería el momento ideal para que el Banco Central Europeo rebaje las tasas.

La oficina de Estadísticas de la Unión Europea (Eurostat) dijo ayer que calcula que el producto bruto interno de la zona euro fue nulo en los tres primeros meses de este año, debido a que Italia y Alemania sufrieron una contracción trimestral.

El producto bruto interno (PBI) de Alemania, el gigante económico de Europa, se contrajo 0,2% en el primer trimestre de 2003. El crecimiento negativo aún no cubrió dos trimestres consecutivos -técnicamente se habla de recesión luego de seis meses de retroceso económico- ya que en el último trimestre de 2002 la economía alemana tuvo un crecimiento negativo ínfimo (-0,03%).

Sin embargo, los analistas no dudaron en considerar a las últimas cifras como el inicio de la recesión. Incluso, políticos de la oposición, como el liberal Guido Westerwelle, exigieron la convocatoria a nuevas elecciones.

Desde hace años, la economía alemana es un coro de lamentos. El país, tercera nación industrial del mundo y segunda potencia exportadora, ya se había convertido el año pasado en la señal de peligro del crecimiento en la Unión Europea (UE). El número de quiebras va en aumento y las principales empresas alemanas registran récords de pérdidas, al tiempo que el desempleo afecta a 4,5 millones de personas, el 10,8 por ciento de la población activa.

Más lento de lo previsto

La Comisión Europea había dicho que el bloque, en el peor de los casos, se estancaría y en el mejor escenario crecería en un 0,4% en el segundo y tercer trimestre, aunque añadió que existe la posibilidad de que la situación mejore más de lo previsto en el tercer trimestre. La Comisión admitió que la economía de la zona euro es más lenta de lo previsto, aunque insistió en que mantiene sus pronósticos de crecimiento en 1% para 2003. "Desafortunadamente, los datos son ligeramente decepcionantes y sorpresivos", dijo Gerassimos Thomas, vocero de la Comisión Europea.

Los mercados financieros ya esperaban un resultado débil en el primer trimestre.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.