Máximo suspenso. Alemania: una votación clave con final abierto