Alerta mundial por la ola de atentados

EE.UU. advirtió que espera grandes ofensivas de Al-Qaeda en Asia y Africa; Inglaterra, España y Francia extreman la seguridad
(0)
18 de mayo de 2003  

CASABLANCA.- La conmoción que desataron anteayer los atentados en cadena en Marruecos, donde la cifra de muertos llegó a 41, se convirtió ayer en un alerta mundial ante la posibilidad de una nueva ola de ataques terroristas.

Mientras que Washington anunció que espera una ofensiva de Al-Qaeda, Francia y España elevaron su nivel de alerta nacional, Londres lanzó una seria advertencia a los británicos que residen en Africa, y Kenya, Tanzania y Arabia Saudita declararon que se encuentran en alerta rojo.

Funcionarios norteamericanos y expertos en contraterrorismo de la Casa Blanca dijeron ayer que Estados Unidos espera nuevos ataques con bombas de Al-Qaeda contra blancos poco protegidos en ciudades de Asia y Africa. De hecho, los objetivos de los atentados en Casablanca -el consulado de Bélgica, el hotel Fahar Safir, un centro israelí y el restaurante Casa de España- tenían poca seguridad cuando los kamikazes hicieron estallar sus explosivos.

Anoche el gobierno marroquí anunció el arresto de veintisiete sospechosos y recibió una oferta de ayuda para investigar los ataques por parte del presidente norteamericano, George W. Bush. "Marruecos es un país amigo de Estados Unidos y queremos ayudarlo a encontrar a los responsables", dijo Bush.

En Washington, según funcionaros norteamericanos, existían pocas dudas de que los ataques en Marruecos y Arabia Saudita, el lunes pasado, fueron obra de miembros de Al-Qaeda, la red de Osama ben Laden, por el tipo de táctica que se usó: atentados sincronizados, con kamikazes y coches bomba.

Sin responsabilizar a Al-Qaeda, el ministro del Interior marroquí, Mustafá Sahel, añadió que los ataques de Casablanca fueron perpetrados por una célula de 14 terroristas, repartidos en cinco grupos; trece de ellos murieron en los atentados.

La mayor parte de las 41 víctimas mortales fueron marroquíes. Con más de un centenar de heridos, entre los muertos identificados hay dos españoles, un italiano y dos franceses. Los blancos de los atentados en Casablanca, capital comercial de Marruecos, eran lugares de reunión de turistas y residentes occidentales.

Seguridad extrema

Los gobiernos de Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda insistieron ayer en advertir que grupos terroristas islámicos planeaban atentados similares a los de Marruecos contra objetivos occidentales en Malasia e Indonesia y en algunos puntos del este de Africa.

En Gran Bretaña, el gobierno laborista de Tony Blair pidió a sus ciudadanos en Marruecos la mayor precaución y extendió el alerta que el jueves había lanzado sobre Kenya a Etiopia, Eritrea, Djibuti, Somalia, Uganda y Tanzania, los otros países africanos supuestamente en la mira del terrorismo.

Londres suspendió los vuelos desde y hasta Kenya después de haber recibido informaciones de que grupos extremistas planean ataques contra objetivos del país con el propósito de golpear su economía.

Asimismo, Francia decidió elevar a alerta naranja su nivel de seguridad ante posibles ataques terroristas y España ordenó un alerta máximo en las ciudades de Ceuta y Melilla, enclaves españoles en territorio marroquí.

Por su parte, tras el ataque del lunes último en Riad, el gobierno de Arabia Saudita se mantiene en alerta rojo ante la posibilidad de nuevos ataques, y en el mismo nivel de máxima seguridad se encuentra Kenya desde que se sospecha de la presencia en su territorio de Fazul Abdullah Mohammed, actual mano derecha de Ben Laden.

También el Líbano e Israel extremaron sus dispositivos de seguridad por la posibilidad de golpes terroristas. Los atentados en Marruecos provocaron ayer reacciones de condena de la Unión Europea, la Liga Arabe y la Liga Islámica Mundial, entre otros.

Cayó otro funcionario de Saddam

  • BAGDAD (AP).- Un ex secretario general de la Guardia Republicana del presidente Saddam Hussein, primo del ex gobernante iraquí, se entregó ayer a las fuerzas de la coalición en Bagdad, según informó el ejército estadounidense. Se trata del general Kamal Mustafá Abdalá Sultán al-Tikriti, número 10 en la lista de los 55 funcionarios iraquíes más buscados. Mustafá pasó casi toda su carrera en la Guardia Republicana. Es el segundo funcionario de la lista en ser detenido en días recientes luego de Adilabdillah Mahdi al-Douri al-Tikriti.
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.