Amenazan con ejecutar a un periodista

Los secuestradores del enviado de The Wall Street Journal dijeron que lo matarán en 24 horas si EE.UU. no cumple sus demandas Lo acusan de ser agente del Mossad También exigieron que se retiren los corresponsales estadounidenses de su país El diario les envió un email pidiendo su liberación
Los secuestradores del enviado de The Wall Street Journal dijeron que lo matarán en 24 horas si EE.UU. no cumple sus demandas Lo acusan de ser agente del Mossad También exigieron que se retiren los corresponsales estadounidenses de su país El diario les envió un email pidiendo su liberación
(0)
31 de enero de 2002  

WASHINGTON.- En un dramático giro al secuestro del periodista norteamericano de The Wall Street Journal Daniel Pearl, sus captores amenazaron ayer con matarlo en 24 horas si Estados Unidos no libera a paquistaníes encarcelados en el marco de la lucha antiterrorista. El ultimátum llegó ayer por e-mail a varios medios en los Estados Unidos y en Paquistán.

El mensaje estaba firmado por el autodenominado Movimiento Nacional para el Restablecimiento de la Soberanía de Paquistán, el grupo que se había adjudicado el secuestro del periodista, la semana pasada, en un e-mail anterior.

El correo electrónico incluyó dos nuevas imágenes de Pearl -una encadenado y otra con un arma apuntándole a la cabeza-, al igual que el mensaje anterior, y en él el grupo se retractó de anteriores acusaciones en las que sostenía que Pearl, de 38 años, era un agente de la CIA. En cambio, ahora la agrupación asegura que el reportero "de hecho" estaba trabajando para la Mossad.

"Lo ejecutaremos en el curso de 24 horas a menos de que Estados Unidos cumpla con nuestras demandas", decía el mensaje, según la CNN. "Pedimos perdón a su familia por la preocupación causada y les enviaremos paquetes de alimentos", agregaba, en una irónica referencia a la ayuda lanzada por los Estados Unidos en Afganistán.

El mensaje también criticaba a los Estados Unidos por no otorgar abogados y juicios a los paquistaníes detenidos en Guantánamo o por el FBI en Estados Unidos bajo cargos relacionados con el terrorismo. Además, los captores también amenazaron con convertir en "objetivos" a periodistas estadounidenses si éstos no abandonan Paquistán en tres días.

Pedido del Journal

Poco antes, el Wall Street Journal había enviado un nuevo mensaje a los secuestradores afirmando que el periodista jamás trabajó para los servicios de inteligencia estadounidenses como ellos afirmaban y pidiéndoles que lo liberen inmediatamente.

La CIA, en una inusual iniciativa, también había desmentido que Pearl fuera uno de sus efectivos, el lunes último.

"Me gustaría trabajar con ustedes para lograr que Danny sea puesto en libertad sano y salvo", afirma la respuesta por correo electrónico del editor gerente de este periódico, Paul Steiger, a la dirección de la que provino la primera amenaza de los captores.

En tanto, Paquistán arrestó ayer en Rawalpindi a un sospechoso en el caso, Sheik Mubarik Ali Shah Gilani, informó la policía, y agregó que el hombre fue trasladado a Karachi. Según trascendió, Pearl trataba de concertar una entrevista con Gilani cuando desapareció, el 23 del actual.

De todos modos, las evidencias que vinculan el secuestro con Gilani y su organización Jamaat Al Fuqra han sido difíciles de obtener, indicaron funcionarios.

La madre de Gillani, su hermana y otros 10 parientes fueron detenidos también, dijo la policía.

Pearl fue visto por última vez en Karachi, al sur de Paquistán, la semana pasada. Antes, había dicho a su esposa Marianne -una periodista francesa que lo había acompañado a la ciudad- que iba a entrevistar al líder de un grupo militante musulmán en Lahore.

En ese momento, Pearl trabajaba en una investigación sobre los contactos del terrorista del "zapato bomba" Richard Reid, informó el diario paquistaní News. Según el matutino, el periodista había encontrado posibles contactos por correo electrónico de Reid con Paquistán.

Los lazos con el terrorismo

Por eso, el corresponsal pretendía investigar supuestos lazos entre Reid y Al Fuqra, la organización religiosa con base en Lahore de Gillani que el Departamento de Estado colocó en su lista de terrorismo en 1995, pero luego retiró en 1999, indica el diario paquistaní.

Pearl, oriundo de Princeton, Nueva Jersey, trabaja normalmente en Bombay (India), como jefe regional de The Wall Street Journal para el sur de Asia, pero en los últimos meses había sido asignado a Karachi, donde permanecía en casa de amigos, con su mujer, que está embarazada.

Pearl integra el staff del diario neoyorquino desde 1990 y fue asignado a la India desde 2000. También trabajó en las oficinas del periódico en Londres y París, y es graduado de la Universidad de Stanford.

Entretanto, en Nueva York, el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) reclamó nuevamente la liberación del reportero. "Apelamos a los captores de Danny Pearl a liberarlo de inmediato, de modo que pueda volver a reunirse con su esposa, que está embarazada de su primer hijo, y continúe con su trabajo de reportar noticias", afirmó la directora ejecutiva del CPJ, Ann Cooper.

Qué piden los secuestradores

Mejora: el llamado Movimiento Nacional para la Restauración de la Soberanía Paquistaní exige una mejora en las condiciones de detención de los talibanes y miembros de la red de Al-Qaeda presos en la base estadounidense de Guantánamo, en Cuba y en los Estados Unidos.

Repatriación: en cuanto a los combatientes paquistaníes también recluidos en Guantánamo, en un principio el grupo había reclamado que éstos pudieran ver a sus familiares y abogados, aunque ahora pretende su liberación y repatriación a Paquistán.

Embajador: exigen la liberación del ex embajador talibán en Paquistán, Abdul Salam Zaeef.

Periodistas: advirtió a otros periodistas estadounidenses en Paquistán que deben abandonar el país en tres días.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.