Amenazas y arenga de Maduro para evitar un cisma en el chavismo

El mandatario arremetió contra el ex ministro Héctor Navarro, colaborador histórico de Chávez, por defender al destituido ex vicepresidente Giordani
Daniel Lozano
(0)
26 de junio de 2014  

CARACAS.- "Les quitaré la careta a estos trasnochados de la izquierda... Es tiempo de definiciones: si estás con Maduro y la revolución bolivariana o con otras facciones."

A golpe de arenga y de amenazas, Nicolás Maduro lanzó ayer un nuevo mensaje de unidad, a la fuerza, tras el cisma abierto en el interior del chavismo. Un terremoto que aumentó varios grados en la escala política de Richter al sumarse a los críticos el ex ministro Héctor Navarro, que fue amigo íntimo de Hugo Chávez y uno de sus colaboradores históricos.

"¿Cuál es el deber de un revolucionario cuando agota todas las vías para alertar sobre problemas que ponen en peligro la revolución, y los responsables de escuchar y actuar no lo hacen? ¿Es traidor quien así actúa?", escribió Navarro en una carta dirigida a militantes socialistas en la web radical Aporrea, el único lugar para el debate ante la censura impuesta en los medios audiovisuales públicos o controlados por el oficialismo.

El que fue ministro de Educación, Ciencias y Energía y responsable de Formación Política e Ideológica en el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) salió a la palestra pública para defender al defenestrado Jorge Giordani, ex vicepresidente, gurú económico del "comandante supremo" y principal arquitecto de las finanzas revolucionarias.

Una lluvia de críticas, a las que se han sumado otros radicales bolivarianos, que acusan a Maduro de "no transmitir liderazgo" y de repetir, "sin la debida coherencia", los planteamientos del líder.

Hay un punto clave en el que coinciden los detractores del presidente: la corrupción. "¿El traidor es Giordani porque denunció la asignación de dólares a empresas de maletín [falsas empresas] o quienes asignaron los dólares?", destacó Navarro, que acaba su misiva exigiendo "respuestas" a tales denuncias.

La oposición, economistas y el sector radical de la revolución denunciaron en 2013 la desaparición de más de 20.000 millones de dólares, otorgados por el gobierno a empresas fantasma. Una cifra gigantesca, mayor que la invertida por Brasil para el Mundial de fútbol.

El PSUV, un partido que se mueve con la velocidad de un elefante, sí reaccionó esta vez de inmediato: Navarro fue cesado en sus funciones y se le envió al Tribunal Disciplinario.

La represalia del oficialismo provocó la aparición de nuevas voces críticas. La primera, Ana Elisa Osorio, vicepresidenta del Parlamento Latinoamericano: "Exhortamos a la Asamblea Nacional a que desempolve la ley contra la corrupción y se castigue a los corruptos: éstos son los grandes traidores a la revolución".

Estalinismo

Otro ex ministro, Víctor Álvarez, se atrevió a ir incluso más allá, hurgando en la historia y calificando de "estalinismo puro y duro" el castigo contra Navarro "por levantar su voz crítica". Maduro sintió tal calificativo como un ataque personal: "Hay quienes me acusan de Stalin, qué Stalin y qué nada. Yo lo que soy es el hijo de Chávez".

El presidente retó a los radicales de la revolución, que lo acusan de abandonar el legado del "comandante supremo" para echarse en manos de los pragmáticos. Incluso los más atrevidos definen la pelea de chavistas contra "maduristas". "En materia económica las decisiones son mías y punto", prometió el presidente, que tildó a sus rivales internos como "vacilantes y desleales con ropaje de izquierdas".

Giordani acusa a Maduro de la crítica situación económica que sufre Venezuela: una devastadora escasez de alimentos y productos básicos, que obliga a perder horas y horas para comprar lo que se encuentra, que no es mucho. La inflación por encima del 60%, la mayor del planeta, y las millonarias deudas adquiridas por el Estado con empresarios, sectores económicos, líneas aéreas y un largo etcétera, cierran el círculo económico.

"Maduro tendrá que endurecer su posición interna para evitar cualquier disidencia. Con el paso del tiempo y la agudización de la crisis, le será cada vez más difícil mantener la cohesión interna del chavismo", resumió el analista Luis Vicente León, presidente de Datanálisis.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.