Análisis: Israel, ¿negociar o no?