Ante un desafío inesperado: gobernar