Opinión. Ante un flagelo terrible