Dos países, dos caras de la debacle. Ante un sombrío panorama, Rajoy desafía a la UE