Ante una gran expectativa, Obama viaja a Europa con sus cuestionadas propuestas económicas