Antes de hablar de deshielo, Trump espera más libertades en la isla