Roban el cadáver del líder narco del cartel Los Zetas

Luego de confirmar su deceso, las autoridades fueron sorprendidas por un grupo comando que se llevó el cuerpo de la morgue; las pruebas forenses confirmaron su identidad
(0)
9 de octubre de 2012  • 14:12

CIUDAD DE MEXICO.- El cadáver del capo de Los Zetas Heriberto Lazcano, muerto el domingo en un enfrentamiento con la Marina, fue robado por un comando armado de la morgue donde se le hizo la necropsia, confirmó hoy el fiscal del estado de Coahuila, Homero Ramos.

Ramos informó de que un comando sometió al personal y se llevó el cadáver esta madrugada en una carroza fúnebre, según la versión del propietario de la funeraria, situada en la localidad de Sabinas, en Coahuila.

Dos diarios mexicanos habían afirmado hoy que el cadáver había desaparecido, lo que fue confirmado por Ramos, el fiscal regional responsable de los estudios forenses, después de que la Marina entregara los cuerpos.

Tras realizar al cadáver las primeras pruebas periciales, la secretaría de Marina de México dijo que Lazcano, de 36 años, y uno de los fundadores de los Zetas, había caído el domingo en la localidad de Progreso, en el norteño estado de Coahuila.

La Marina dijo que los análisis de los dedos pulgar, índice y medio de la mano derecha ratificaron la identidad de Lazcano, un desertor del Ejército que a finales de la década de 1990 fue uno de los primeros integrantes de los Zetas, que durante años actuaron como el brazo armado del cártel del Golfo.

En 2010 los Zetas rompieron con este cártel y se convirtieron en una de las mayores organizaciones criminales de México, dedicadas también a secuestros, extorsión y tráfico de inmigrantes.

La Marina distribuyó en un comunicado de prensa fotografías del cadáver de Lazcano, también apodado "el Verdugo", a quien se considera responsable de algunos de los peores crímenes perpetrados en medio de la ola de violencia que vive el país y que dejó cerca de 60,000 muertos en los últimos seis años.

Este es uno de los principales golpes asestados a los capos del narco durante el gobierno de Felipe Calderón después de la muerte de Arturo "el Barbas" Beltrán Leyva, también caído en un enfrentamiento con marinos en diciembre del 2009.

Los Zetas están acusados de masacrar a cerca de 200 inmigrantes en el 2011 y a otras 72 inmigrantes centroamericanos que transitaban por México rumbo a Estados Unidos en el 2010 en el norteño estado de Tamaulipas, uno de sus centros de operaciones.

"El Lazca", un capo sanguinario

Lazcano, uno de los fundadores de Los Zetas, formaba parte de la lista de narcotraficantes más buscados de México, por el que el gobierno de ese país ofrece una recompensa de 2,6 millones de dólares, y la justicia de Estados Unidos cinco millones de dólares. En esa lista figura también el capo del cartel de Sinaloa, Joaquín "El Chapo" Guzmán, fugado de una cárcel de alta seguridad en 2001 y considerado como otro de los narcotraficantes más poderosos de México.

"El Lazca", que ganó fama por ser un capo sanguinario experto en tácticas militares de élite, nació en 1974 en Hidalgo, en el centro de México, e ingresó en el ejército de ese país en la década de los ’90, hasta que unos ocho años más tarde, tras alcanzar el grado de cabo, se retiró para sumarse a un grupo de sicarios encargado de dar protección del líder del cartel del Golfo, Osiel Cárdenas.

La crueldad de Lazcano es tal, que según los testimonios de algunos de sus lugartenientes, solía arrojar a algunas de sus víctimas a los animales salvajes que tenía en una de sus haciendas. Otros testimonios señalan que los hombres de Lazcano obligaban a algunas de sus víctimas a enfrentarse entre sí a muerte por pura diversión.

Una organización criminal

Los Zetas, una organización criminal con una nómina de 10.000 sicarios, emergieron en el estado norteño de Tamaulipas como una fuerza de choque del cartel del Golfo, a las órdenes del legendario capo Osiel Cárdenas Guillén, hasta que éste cayó detenido y fue extraditado a Estados Unidos en 2006.

Formado por antiguos soldados de elite curtidos en la seguridad de la frontera, el clan de Los Zetas (cuyo nombre deriva de los códigos utilizados por el ejército) se independizó hace poco más de dos años y emprendió una guerra a muerte con otros carteles, incluido el del Golfo, por el control de las rutas de la droga. Desde entonces, el grupo decidió expandirse a otros estados de México, como Veracruz.

Desde el inicio de su expansión, Los Zetas han protagonizado algunos de los episodios más cruentos de la violencia vinculada al narcotráfico en México, como el atentado contra el Casino Royale de Monterrey, en agosto pasado, en el que murieron 52 personas, y la matanza de 72 inmigrantes indocumentados, la mayoría centroamericanos, en Tamaulipas, en agosto de 2010. Las autoridades también les atribuyen el asesinato de alrededor de 200 personas, cuyos cadáveres fueron hallados en una serie de fosas comunes en ese mismo estado.

La denominada guerra contra el narcotráfico, lanzada por Calderón en diciembre de 2006 con el despliegue de 50.000 militares, ha dejado ya más de 60.000 muertos en el país. Pese a ello, la estrategia no logró debilitar al crimen organizado.

El cartel ha intentado expandir a sangre y fuego su control territorial en México y hoy en día es considerado -junto con el cartel de Sinaloa- el mayor grupo narcotraficante del país. Se estima que los siete grandes carteles del narcotráfico mexicano ingresan unos 40.000 millones de dólares al año y cuentan con un "ejército" de miles de sicarios.

Agencias EFE, AFP, DPA y Reuters

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?