Apedrearon a González Macchi

(0)
26 de marzo de 2000  

ASUNCION.- En una semana de duras protestas contra el gobierno, el presidente paraguayo, Luis González Macchi, recibió anteanoche una pedrada en la frente cuando se dirigía a miles de manifestantes reunidos frente al edificio del Congreso para expresar su rechazo por lo que llamaron un "desgobierno" de la nación.

La piedra, que era pequeña, impactó en la frente del mandatario, pero aparentemente no le causó daño. Este fue protegido inmediatamente por su guardia de seguridad. Con el lema "Poder ciudadano", unas 25.000 personas, en su mayoría jóvenes, pedían el fin de la corrupción y de la impunidad en las dependencias estatales.

El mandatario no había sido invitado al acto, pero llegó sorpresivamente, junto con su esposa, la ex Miss Paraguay 1980, Susana Galli, y un numeroso grupo de guardaespaldas.

Luego de que el sacerdote jesuita Francisco de Paulo Oliva, organizador de la protesta, terminó de leer su discurso cuestionando el incumplimiento de numerosas promesas, González Macchi pronunció un improvisado mensaje de apenas dos minutos.

Y fue cuando tomó el micrófono que llovieron sobre el escenario diversos objetos, como piedras y palos. Uno de esos pequeños proyectiles, una piedra pequeña, impactó en la frente del jefe de Estado, según se pudo observar claramente en las imágenes de la TV local. Aunque la piedra, que rebotó como una pelota de tenis, no lo hirió, los miembros de seguridad se abalanzaron sobre su cuerpo para protegerlo.

"La plaza es mía"

Como la multitud pedía su retiro del lugar, González Macchi, a gritos, señaló: "Esta plaza también es mía; tengo derecho a estar aquí y a expresar mi sentimiento igual que ustedes; en marzo del año pasado estuve aquí luchando por la democracia en compañía de mi esposa e hijos".

Y agregó: "Quiero, igual que ustedes, un país mejor donde vivir" y se retiró, escoltado por sus guardias, mientras la multitud seguía lanzando objetos al escenario.

Según comentarios posteriores de periodistas y analistas políticos, González Macchi no debió asistir al acto de protesta contra su gobierno. Desde las diferentes radios opinaron ayer que el mandatario no debía haber ido a un lugar donde parte del pueblo exteriorizaba su descontento hacia su gestión.

"Lo ocurrido anoche frente al Congreso expresa que la sociedad no está encorsetada; tuvo mucha vida", manifestó la socióloga Milda Rivarola.

Juan Carlos Galaverna, presidente del Congreso, señaló que el jefe de Estado "tuvo mucha valentía en dar la cara. Me parece que hizo lo correcto".

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.