Un apretón de manos abre el diálogo en Venezuela

Maduro y Torrealba acordaron el diálogo
Maduro y Torrealba acordaron el diálogo Fuente: AFP
Maduro y Torrealba, secretario ejecutivo de la Unidad Democrática, sellaron un acuerdo entre el oficialismo y la oposición
Daniel Lozano
(0)
31 de octubre de 2016  • 00:06

El apretón de manos entre dos enemigos que parecen irreconciliables, el presidente Nicolás Maduro y Jesús Torrealba, secretario ejecutivo de la Unidad Democrática, ha sellado esta noche la puesta en marcha en Caracas del “diálogo” (para el gobierno) o de la “reunión exploratoria” (para la oposición). Y lo hizo gracias a la presión desplegada por el Vaticano tras 72 horas de reuniones, secretismo y convulsiones internas dentro de la MUD.

“Hay que ser optimistas, el diálogo no tiene alternativas”, destacó el “hijo de Chávez” al ponerse en marcha tan esperado encuentro. “Venimos dispuestos a escuchar, a ser escuchados y a buscar puntos de encuentro”, añadió el mandatario, en un tono mucho más comedido al habitual. El presidente compareció, dio su discurso y abandonó el recinto elegido para el encuentro, en donde permanecían dialogando ambas delegaciones junto a los mediadores.

“Estamos convencidos de que estamos enfrentando un desafío… Estamos intentando crear espacios para un diálogo, no es una pérdida de tiempo… El diálogo es el instrumento principal de la política, ninguno de nosotros desea pasar a la historia como la persona que no hizo todo lo posible para evitar la violencia”, subrayó el nuevo delegado papal, monseñor Claudio María Celli, presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales del Vaticano, quien desveló que el “Papa sigue muy de cerca la situación, es un proceso muy importante para él”.

Pese a los buenos oficios de la Santa Sede, la puesta de largo no estuvo exenta de polémica. “La demostración de que el diálogo es un escenario de lucha es la transmisión agresiva y repugnante que está haciendo el canal oficial VTV”, se quejó Torrealba, al quien los espectadores no pudieron escuchar tras las primeras palabras presidenciales. Lo que sí tuvieron que aguantar es el tono panfletario de las transmisiones.

Además, Maduro ha protagonizado diversos incidentes con los interlocutores opositores. El presidente bromeó después de que Torrealba sufriera hace meses una emboscada de un grupo de radicales chavistas, del que salió bien librado gracias a sus dotes para el boxeo.

Contra Carlos Ocariz, alcalde de Sucre y delegado de Primero Justicia (el partido de Henrique Capriles), encabezó una campaña tildándole de “parásito y vago” por sus viajes a Estados Unidos. Un hijo de Ocariz sufre cáncer y se está tratando en aquel país.

Junto al alcalde y a Torrealba, por la MUD acudieron el exgobernador chavista Henri Falcón (Avanzada Progresista), el diputado Timoteo Zambrano (Un Nuevo Tiempo) y Luis Aquiles Moreno (Acción Democrática), hombre de confianza de Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea, quien dudó durante todo el día en sumarse al encuentro.

Los discursos de Maduro y Celli dieron paso a la reunión con la otra delegación, formada por el ex vicepresidente Elías Jaua y los hermanos Rodríguez, la canciller Delcy y el alcalde Jorge. Como garantes también acudieron los ex mandatarios Rodríguez Zapatero (España), Martín Torrijos (Panamá) y Leonel Fernández (República Dominicana), además del secretario general de Unasur, Ernesto Samper.

En un comunicado previo al país, la Unidad explicó su asistencia al llevar como primer punto la exigencia de poner “fin de la represión y la persecución contra los demócratas y el pueblo”, adelantando que se levantarán del “espacio de diálogo” en caso de no resolverse sus demandas “en el corto plazo”.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.