Arafat admitió errores "inaceptables" y prometió reformas