Arafat replicó a las amenazas de Sharon

Dijo que morirá "como un mártir"
(0)
25 de abril de 2004  

RAMALLAH, Cisjordania.- El líder palestino Yasser Arafat desestimó ayer las nuevas amenazas israelíes en su contra y manifestó ante varios miles de partidarios que Israel nunca podrá deshacerse de él, mientras varios países reclamaban al primer ministro Ariel Sharon que se abstenga de concretar ese ataque.

Arafat respondió así a las declaraciones de Sharon, que dijo anteayer que ya no estaba obligado a cumplir una promesa que había efectuado anteriormente al gobierno estadounidense de no matar al líder palestino.

Dirigiéndose a la multitud, Arafat se describió como una "montaña". "Les digo a Sharon y a su pandilla: "Oh montaña, el viento jamás podrá moverte"", expresó. Pero a pesar de las desafiantes declaraciones, los allegados de Arafat señalaron que el líder estaba preocupado por las recientes amenazas.

En una entrevista televisiva, Sharon manifestó que le dijo a Bush en el encuentro que mantuvieron la semana pasada en la Casa Blanca que ya no está obligado a cumplir la promesa de no dañar a Arafat, que hizo hace tres años. "Mi obligación ya no existe", expresó Sharon. "Estoy liberado de esta obligación que tiene que ver con Arafat", sostuvo. La Casa Blanca confirmó anteayer que el tema fue abordado en el encuentro, y dijo que Bush había repetido su oposición a un ataque contra Arafat.

Allegados a Arafat dijeron que el líder palestino ha tomado las últimas amenazas en serio y está preparado ante la posibilidad de que lo maten. Ahmed Tibi, legislador árabe israelí, indicó que Arafat le manifestó: "No tengo miedo a las amenazas de Sharon. Tengo en consideración la posibilidad de que moriré la muerte de un mártir, como muchos palestinos".

Sharon ha acusado a Arafat de respaldar a milicianos palestinos que asesinaron más de 900 israelíes durante los últimos 3 años y medio de enfrentamientos. Como represalia, Israel dio muerte a numerosos milicianos islámicos, entre ellos a los líderes del grupo Hamas.

En tanto, Rusia, Francia y Gran Bretaña se sumaron ayer a los Estados Unidos en el reclamo a Israel a que se abstenga de atacar al líder palestino, mientras el premier Ahmed Qureia instó a la ONU a proteger la incolumidad de su presidente.

La asesora de Seguridad Nacional estadounidense, Condoleezza Rice, mantuvo una comunicación telefónica con Dov Weisglass, jefe de gabinete de Sharon, para advertirle sobre las consecuencias de un ataque a Arafat.

El canciller francés Michel Barnier señaló a su vez que "Arafat es el presidente elegido y legítimo de los palestinos". El gobierno ruso calificó de "inaceptables" las amenazas de Sharon contra el líder "legítimamente elegido" de los palestinos.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.