Inés Arrimadas, la amenaza para el sueño independentista catalán