Asume en Kabul un gobierno interino

El ex presidente Rabani entregará el poder a Hamid Karzai; despliegan fuerzas internacionales de paz en la capital afgana
(0)
22 de diciembre de 2001  

KABUL.– Afganistán se prepara para abrir hoy una nueva página de su historia con la asunción de un gobierno interino encabezado por el líder pashtún Hamid Karzai, un día después del despliegue en las calles de Kabul del primer contingente de las fuerzas internacionales de paz.

Una avanzada del ejército británico, que encabezará las fuerzas internacionales, llegó discretamente ayer a la capital afgana desde la base aérea de Bagram, 40 kilómetros al norte de Kabul, donde los soldados permanecían estacionados desde hacía varias semanas.

“Ayudaremos al afianzamiento del nuevo gobierno interino y estaremos presentes en la asunción”, dijo a la prensa un efectivo británico. España, Italia, Canadá y Jordania figuran entre los primeros países que contribuirán a esta fuerza internacional, mientras que la presencia de soldados alemanes y franceses tardará algo más en concretarse.

Según trascendió, unos 200 efectivos británicos se harán cargo de la seguridad, junto con otras fuerzas afganas, cuando el ex presidente Burhanuddin Rabbani, derrocado por los talibanes cuando tomaron Kabul en 1996, entregue el poder a Hamid Karzai.

Este traspaso del poder cierra una fase dramática de la historia afgana, marcada en los últimos meses por un hecho histórico: la ofensiva de los Estados Unidos contra las fuerzas del régimen talibán por negarse a entregar a Osama ben Laden, principal sospechoso de los atentados del 11 de septiembre en Nueva York y Washington.

La caída del régimen talibán –que sólo había sido reconocido por Paquistán, los Emiratos Arabes Unidos y Arabia Saudita–, cuando las tropas de la Alianza del Norte tomaron Kabul el pasado 13 de noviembre, consumó un hecho anunciado ya el 7 de octubre, cuando Estados Unidos y Gran Bretaña comenzaron los bombardeos.

Karzai, designado presidente del consejo interino en la conferencia interafgana de Bonn, Alemania, aseguró que entre sus objetivos principales están restaurar la seguridad y acabar con la cultura de las armas, alimentada por una guerra civil de 23 años y que dejó más de 1,5 millón de muertos en Afganistán.

El nuevo “hombre fuerte” de Afganistán tiene seis meses para cumplir sus objetivos, incluida la convocatoria de una Loya Jirga , la tradicional asamblea tribal afgana, que establecerá una “autoridad de transición”. Para ello, Karzai cuenta también con un gabinete de 29 integrantes, en el que las carteras de Defensa, Relaciones Exteriores e Interior estarán en manos de Jamiat-e-Islami, uno de los partidos que integran la Alianza del Norte y que lidera Burhanuddin Rabbani.

Diferencias

Pero Karzai enfrenta intereses contrapuestos en el seno de su propio gobierno, integrado por las distintas facciones de la Alianza del Norte. Y una de estas diferencias gira justamente en torno del número y las competencias de las fuerzas internacionales de paz.

Karzai, el hombre que según los observadores más necesita de las tropas extranjeras porque carece de milicias propias en la capital afgana, está a favor de la presencia de las fuerzas internacionales con importantes atribuciones. Pero el que será su ministro de Defensa, Mohammed Fahim, parece ver con recelo la presencia en Kabul de soldados internacionales.

Fahim insiste en que sólo un millar de soldados extranjeros se dedique a mantener la seguridad en la capital y que las funciones de los restantes efectivos se limiten a tareas de apoyo técnico y ayuda humanitaria. Sin embargo, se espera que una fuerza de entre 3000 y 5000 hombres sea desplegada en Afganistán para el mantenimiento de la seguridad, primero en Kabul y sus alrededores y después en otras partes del país si fuera necesario.

El líder de la etnia uzbeka Rashid Dostum, uno de los militares más poderosos de la Alianza del Norte, y el máximo jefe de la coalición, Ismail Khan, cuyos hombres controlan varias provincias occidentales, incluida Herat, enviaron ya sus delegaciones a Kabul para la asunción del nuevo gobierno.

En la capital afgana se encuentran también el enviado de la ONU para Afganistán, Francesc Vendrell, y el representante para Afganistán de la Unión Europea, Klaus-Peter Klaiber, y se esperaba ayer la llegada del delegado del secretario general de la ONU, Lajdar Brahimi.

Además, se prevé que asistirán a la ceremonia representantes de varios países que abrieron sus misiones diplomáticas en la capital afgana, entre ellos, Estados Unidos y Gran Bretaña.

A horas del traspaso de poderes, por otra parte, la Alianza del Norte decidió prohibir la portación de armas en la capital afgana. Desde la huida de los talibanes, combatientes armados hasta los dientes circulaban por las calles de la ciudad en blindados o en camiones con armas antiaéreas, provocando un tenso clima entre la población.

Día 76 / Parte de guerra

  • Nuevo gobierno

    Tras cinco años de régimen talibán y 23 de una guerra civil que desangró al país, el líder pashtún Hamid Karzai asumirá el gobierno interino de Afganistán.
  • ¿Bombardeo por error?

    Un bombardeo aéreo norteamericano dejó 65 muertos. El Pentágono afirmó que las víctimas eran miembros de la red Al-Qaeda, pero una agencia paquistaní señaló que eran líderes tribales que acudían a Kabul para la asunción de Karzai.
  • Problemas de salud

    La mayor parte de los bomberos que trabajaron en el “ground zero”, el lugar de los atentados en las Torres Gemelas de Nueva York, padece problemas respiratorios, informó ayer el diario The New York Times.
  • MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.