Atentado en el Parlamento de la India

Un grupo comando suicida irrumpió en el complejo de edificios y provocó 12 muertes
(0)
14 de diciembre de 2001  

NUEVA DELHI.- Un grupo comando suicida fuertemente armado abrió fuego ayer en el complejo de edificios del Parlamento de la India y mató a doce personas, en un ataque sin precedente contra la sede del gobierno de la democracia más populosa del mundo.

El grupo, conformado por cinco comandos, atacó con armas de fuego y granadas a los guardias, en momentos en que en el Parlamento se encontraban miembros del gobierno y un centenar de legisladores. Las otras víctimas fueron seis guardias y un jardinero que trabajaba en el Palacio Legislativo.

Poco después del ataque, que conmocionó al país, el primer ministro, Atal Behari Vajpayee, afirmó que se trató, "no de un ataque a un edificio, sino de un golpe a la nación entera". Ahora, agregó, se trata de "responder o sucumbir", en una lucha contra los enemigos del país.

El ministro del Interior, L.K. Advani, fue más allá: "Liquidaremos a los terroristas y a sus financistas, sean los que sean y dondequiera que estén". Una alusión que sonó como una advertencia a Paquistán, acusado por los indios de apoyar los movimientos separatistas armados de Cachemira.

El presidente paquistaní, Pervez Musharraf, se apresuró a condenar el atentado, pero en Nueva Delhi hay quienes piensan en las represalias, que podrían anticipar un enfrentamiento entre potencias nucleares.

Ningún grupo se responsabilizó por el momento de la acción, aunque fuentes oficiales apuntaron a los grupos musulmanes de Cachemira.

El ataque al corazón político de la India comenzó hacia el mediodía local y duró unos 40 minutos. El comando entró en el recinto del Parlamento en un auto de lujo idéntico a un vehículo oficial. En el interior del edificio los agresores salieron del vehículo y comenzaron a disparar armas automáticas AK-47 y a lanzar granadas, mientras uno de ellos hacía detonar una bomba que llevaba adherida a su cuerpo. Los terroristas no lograron acceder al Parlamento, en el que se encontraba el primer ministro, y fueron abatidos por la policía. Varios ministros estaban dentro del edificio, pero salieron ilesos.

Durante el ataque, centenares de tropas tomaron posiciones alrededor del Parlamento y sellaron el área, mientras las fuerzas de seguridad de toda Nueva Delhi eran colocadas en estado de alerta, en lo que se considera el mayor ataque a la seguridad del país desde que fue asesinada Indira Gandhi, en 1984.

El ministro de Asuntos Parlamentarios, Pramod Mahajan, criticó el hecho de que la seguridad no hubiese sido reforzada tras el ataque suicida de octubre contra la Asamblea Legislativa de la parte de Cachemira administrada por la India, cuando murieron 38 personas.

Además del gobierno paquistaní, la principal alianza de los separatistas musulmanes de Cachemira condenó el ataque, al igual que el gobierno británico, el francés, el alemán y el titular de la ONU, Kofi Annan.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.