Atrincherado en su último reducto en Siria, EI utiliza escudos humanos

Un soldado de las FDS descansa en Baghuz, el último bastión de EI en el este de Siria
Un soldado de las FDS descansa en Baghuz, el último bastión de EI en el este de Siria Fuente: AFP - Crédito: Delil Souleiman
Unos 1000 civiles están atrapados en Baghuz, este del país; las FDS, apoyadas por EE.UU., preparan el asalto final
(0)
18 de febrero de 2019  

BAGHUZ, Siria.- Unos pocos jihadistas defendían ayer con obstinación lo poco que queda del "califato" de Estado Islámico (EI) frente al avance de las fuerzas sirias y kurdas. Atrincherados, los combatientes usaban como escudos humanos a unos 1000 civiles en una localidad del este de Siria que aún controlan.

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) prevén anunciar su victoria sobre el EI "en los próximos días", pero los jihadistas, atrincherados en el pueblo de Baghuz, en menos de medio kilómetro cuadrado, libran una feroz resistencia.

Desde hace varios días, el presidente estadounidense, Donald Trump, promete una pronta derrota de la organización ultrarradical. Ayer exhortó a sus aliados europeos a repatriar y juzgar a los centenares de jihadistas extranjeros detenidos en Siria por las FDS.

Pero en la provincia de Deir Ezzor, en la frontera con Irak, la última batalla contra EI de las FDS no comienza, a pesar del apoyo de la coalición internacional liderada por Washington.

Los jihadistas plantaron un océano de minas y cavaron túneles para esconderse. Además, lanzan regularmente ataques kamikazes.

Ayer, no muy lejos del frente, aviones sobrevolaban una base de las FDS.

"EI cerró todas las calles" de su sector en Baghuz, declaró un vocero de las FDS, Mustefa Bali, que precisó que aún podría haber 2000 civiles en el sector.

El grupo se encuentra rodeado "en unos centenares de metros cuadrados y tiene como rehén a cierta cantidad de civiles, que se rehúsa a liberar", había indicado en su cuenta de Twitter.

"Los civiles que se escaparon cuentan que EI los utiliza como escudos humanos", afirmó ayer un vocero de la coalición internacional, el coronel Sean Ryan.

Desde principios de diciembre, unas 40.000 personas huyeron del sector, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). En su mayoría familiares de jihadistas, incluidos franceses, alemanes y, sobre todo, iraquíes.

Los jihadistas del EI lograron hacerse de importantes territorios de Irak y Siria muy rápidamente en 2014, tras lo que proclamaron un "califato".

En él crearon su propia administración, ejecutaron y torturaron a los que no respetaban su fe y fomentaban atentados, incluso en el extranjero.

Trump había asegurado que el fin del "califato" de EI sería anunciado pronto. Ayer tuiteó que el "califato" está "listo para caer".

"Estados Unidos pide a Gran Bretaña, Francia, Alemania y otros aliados europeos que repatrien a más de 800 combatientes de EI que capturamos en Siria para que sean juzgados", declaró.

"No hay alternativa, ya que estaremos obligados a liberarlos. Estados Unidos no quiere que estos combatientes de EI se esparzan por Europa", insistió.

El anuncio de la victoria contra los jihadistas podría iniciar la retirada de los 2000 militares estadounidenses desplegados en Siria, lo que inquieta a sus aliados.

Ayer, el presidente Bashar al-Assad dijo que solo el ejército sirio puede proteger a grupos en el norte del país, en aparente alusión a los grupos kurdos aliados de Estados Unidos, que temen un asalto de las fuerzas turcas cuando las estadounidenses abandonen la zona.

Al-Assad dijo en un discurso en Damasco, la capital, que toda tropa extranjera en el país será tratada como una fuerza de ocupación.

No mencionó en concreto el anunciado retiro de las fuerzas estadounidenses, pero dijo que "nadie debería apostar a la protección de los americanos". Insinuó que el ejército sirio regresará a la zona una vez que se retiren los estadounidenses.

"Cada centímetro de Siria será liberado y cualquier intruso es un enemigo", afirmó el presidente sirio.

Agencias AFP y ANSA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.