Un escándalo que tiene en vilo a Washington: inminente decisión del fiscal especial. Aumenta la presión sobre la Casa Blanca