Aumenta la tensión en Kosovo

Fronteras: la OTAN cerró pasos limítrofes; serbios y albaneses preparan actos reivindicatorios y se teme que resurja la violencia.
Fronteras: la OTAN cerró pasos limítrofes; serbios y albaneses preparan actos reivindicatorios y se teme que resurja la violencia.
(0)
23 de marzo de 2000  

PRISTINA.- Las fronteras de Kosovo están blindadas y existe un peligroso aumento de la tensión en la región cuando faltan horas para el primer aniversario del comienzo de los bombardeos de la OTAN, mañana.

El comando de la fuerza multinacional (KFOR) teme que el aniversario pueda servir de pretexto a los grupos extremistas y que esto desencadene una nueva ola de violencia.

Al margen de la situación en esta región, las compañías aéreas de países europeos restablecieron ayer sus vuelos a Belgrado, después de que entró en vigor la decisión de la Unión Europea (UE) de suspender durante seis meses el embargo aéreo a Serbia.

A un año del estallido de la guerra en Kosovo, al menos 70.000 refugiados albaneses viven aún lejos de sus casas, de los 900.000 que dejaron la provincia durante el conflicto. La representación diplomática de Estados Unidos en Pristina renovó ayer la invitación a los ciudadanos norteamericanos a informar su lugar de residencia y sobre todo a no viajar a Mitrovica, que vuelve a convertirse en centro de la crisis.

Un atentado

Durante la mañana de ayer, poderosas cargas de explosivos hicieron volar un puente ferroviario que une Mitrovica con Serbia. El atentado, que no provocó víctimas, ocurrió a las cinco y cuarto de la mañana y a diez kilómetros de la ciudad, en la aldea de Ravna Gora, de mayoría albanesa.

La línea de rieles quedó dañada, interrumpiendo así el único enlace ferroviario entre Kosovo y Serbia. Para mañana, tanto serbios como albaneses convocaron a grandes reuniones. Las manifestaciones se realizarán a ambos lados del puente que divide en dos a la ciudad y que en las últimas semanas fue escenario de sangrientos hechos.

La tensión ya alcanza niveles alarmantes: un grupo de soldados que debían registrar la aldea de Suvi Do, no lejos de Mitrovica, fue alcanzado por las piedras lanzadas por treinta serbios que protestaban contra el intento de desarmar a la población.

En coincidencia con el temido aniversario, el comando de la KFOR y la administración de la ONU anunciaron la decisión de blindar las fronteras administrativas, reduciendo el número de pasos recorribles entre la provincia y el resto de la Federación Yugoslava. Desde mañana serán sólo ocho los pasos que unirán Kosovo con Serbia y Montenegro.

Quien intente atravesar las zonas prohibidas podrá ser arrestado y los hombres y vehículos que ingresen en Kosovo serán meticulosamente registrados, como hasta ahora sólo había sucedido ocasionalmente.

La iniciativa podría provocar reacciones del gobierno de Belgrado, que ve repentinamente limitada la libertad de circulación hacia Kosovo, formalmente aún parte de la Federación Yugoslava.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.