Ausencias, nuevos protagonistas y tensiones comerciales marcan el escenario para el Foro de Davos

Klaus Schwab, fundador en 1971 del Foro Económico Mundial (WEF), que se celebra anualmente en Davos
Klaus Schwab, fundador en 1971 del Foro Económico Mundial (WEF), que se celebra anualmente en Davos Fuente: AFP
(0)
21 de enero de 2019  • 17:07

Las élites de la política y la economía global se reúnen esta semana en el Foro Económico Mundial de Davos , la pequeña localidad de los Alpes suizos, para debatir cómo afrontar un periodo que, según sus organizadores, no es simplemente de cambios sino de ruptura. Con las notables ausencias de los líderes de los Estados Unidos , del Reino Unido y de Francia , este año el foro se celebra en medio de un contexto de mayor incertidumbre en el comercio mundial, los acuerdos multilaterales y las relaciones geopolíticas.

"Hay muchas cosas que me preocupan, pero diría que esos conflictos geopolíticos, si no se manejan de la manera correcta, pueden tener un impacto negativo en el crecimiento mundial", dijo ayer a la emisora CNBC el presidente del foro, Borge Brende.

Ausencias y nuevos protagonistas

Una serie de crisis políticas nacionales en las últimas semanas llevaron a algunos de los líderes políticos mundiales a ausentarse de esta edición del foro. Donald Trump y el resto de la delegación estadounidense cancelaron su viaje la semana pasada, ya que el cierre del gobierno, a raíz de su larga lucha con la Cámara Baja por la construcción de un muro en la frontera con México, muestra pocos signos de resolución en el corto plazo. La primera ministra británica, Theresa May , tampoco participará del encuentro, ya que se prepara para presentar un plan de Brexit renovado al parlamento, luego de que el original fuera rechazado por un gran margen. El presidente francés Emmanuel Macron , uno de los principales invitados de Davos el año pasado, también se queda en su país después de que las protestas de los ‘chalecos amarillos’ entraran en su décima semana.

La ausencia de otros dirigentes como los líderes de India, Narendra Modi; de Rusia, Vladímir Putin; o de China, Xi Jinping, hacen de esta edición la de menor presencia de líderes políticos de los últimos años. Con todo, serán más de 3000 participantes, de 110 países y 65 jefes de Estado o de Gobierno los que pasen entre hoy y el viernes por el pequeño pueblo suizo.

Quizás como reflejo de esa nueva realidad, en la que los países se repliegan cada vez más sobre sí mismos, un informe elaborado por Zurich Insurance Group y Marsh & McLennan alertaba la semana pasada de que la disminuida cooperación internacional reduce la capacidad de hacer frente a los retos globales, y que ese es el mayor riesgo para este año. Este contexto se da después de un 2018 en el que el marco multilateral se deterioró considerablemente. "Con el comercio mundial y el crecimiento económico bajo amenaza en 2019, hay más urgencia que nunca para renovar la arquitectura de la cooperación internacional", añadió Brende.

Pese a la presencia de la canciller alemana, Ángela Merkel, el presidente de Japón, Shinzo Abe, y presidentes de varios países latinoamericanos, como los de Colombia, Perú y Costa Rica, la estrella de esta edición, sin duda es el presidente brasileño Jair Bolsonaro . El líder populista que pone a "Brasil por encima de todo", en línea con el "América, primero" de Trump, no es precisamente un defensor del globalismo, pero aún así recibirá un tratamiento protagónico en su debut en el foro. Claro que Bolsonaro no asiste con las manos vacías; la aceleración de las privatizaciones y concesiones y la reforma del sistema de pensiones que su superministro de Economía, Paulo Guedes, presentará en el foro, resulta suficiente atractivo para los inversores, ansiosos por una mayor presencia en la economía más grande de Latinoamérica. No en vano, Brasil envía este año la delegación más numerosa de la región, con 34 dirigentes políticos y empresariales.

Así, la ausencia de muchos de los principales líderes no necesariamente hace que la reunión anual sea menos valiosa. De hecho, podría resultar en algo positivo para aquellos que hacen el viaje, ya que les da más oportunidades de promover sus países a los ejecutivos, financieros y banqueros reunidos, que de otra manera podrían centrar sus atención en las proclamaciones de Trump o Macron.

La volatilidad del mercado

Al comenzar oficialmente el encuentro de este año, con el tema "Globalización 4.0", el tono entre los líderes empresariales y políticos globales es mucho menos optimista en comparación al año pasado en el frente económico, con una perspectiva de crecimiento global incierta.

El 2018 terminó con una severa crisis de volatilidad del mercado que hizo que las acciones de casi todo el mundo cayeran en picada. De hecho, las acciones nunca subieron mucho más alto que durante la semana de la cumbre de Davos en enero de 2018. Y para el final del año, casi todas las principales clases de activos terminaron en rojo.

A pesar de que los mercados experimentaron una recuperación en lo que va del año, hay muchas cosas por las que los líderes económicos y políticos todavía se preocupan. Las tensiones comerciales y el proteccionismo, particularmente entre los Estados Unidos y China, que impusieron aranceles de US$ 250 mil millones y US$ 110 mil millones en los bienes de cada uno, respectivamente, recortaron el impulso económico global.

Las empresas advierten que las ganancias alcanzaron su punto máximo, con ejemplos como el del gigante tecnológico, Apple , que experimentó una gran caída en las ventas en el último trimestre de 2018. Además, existen crecientes preocupaciones sobre el aumento de la deuda corporativa, especialmente en los préstamos apalancados y el sistema bancario en la sombra. Y por último, pero no menos importante, está la amenaza existencial del cambio climático.

El Banco Mundial predice que el crecimiento en las economías avanzadas se reducirá este año a un 2% - a diferencia del 2,2% en 2018-, y el crecimiento se detendrá en 4,2% en los mercados emergentes. La inversión parcial de la curva de rendimiento de los Estados Unidos ha preocupado a los operadores, ya que esa medida tiene un historial como señal de advertencia de recesión. Mientras tanto, el Fondo Monetario Internacional (FMI) anunció hoy en el Foro Económico de Davos un recorte de sus previsiones de crecimiento mundial para 2019 debido a las persistentes tensiones comerciales y a un aumento de los riesgos a nivel político. La entidad proyecta un crecimiento de 3,5% para la economía mundial este año, 0,2 puntos porcentuales por debajo que su estimación precedente de octubre, en la que también había recortado sus pronósticos previos.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.