Avanza una causa de canonización iniciada por el Papa

Es de un sacerdote riojano asesinado en la dictadura; fue presentada en 2011
(0)
20 de marzo de 2013  

Mucho antes de que Jorge Mario Bergoglio pasara a ser el líder de la Iglesia Católica, el entonces cardenal primado de la Argentina había dado los primeros pasos formales dentro de la burocracia vaticana para iniciar el proceso de canonización de seis religiosos asesinados en distintos episodios, en julio de 1976, poco después de que comenzara la última dictadura militar.

Bergoglio, que ayer comenzó su ministerio petrino como el papa Francisco, aprobó la causa de canonización de Carlos de Dios Murias, un sacerdote franciscano al que le fueron arrancados los ojos y mutiladas las manos en la provincia de La Rioja, antes de ser asesinado a tiros, reveló ayer el Vaticano.

El entonces cardenal también apoyó la causa para convertir en santos a los sacerdotes de la Orden de los Palotinos Alfredo Leaden, Alfredo Kelly y Pedro Duffau, y a los seminaristas de la misma congregación Salvador Barbeito y Emilio Barletti, todos asesinados en la madrugada del 4 de julio de 1976, tras ser obligados a arrodillarse en la iglesia de San Patricio, en el barrio porteño de Belgrano.

El vocero de la Santa Sede, padre Federico Lombardi, dijo que la causa de Murias es llevada por la Diócesis de La Rioja. Según testimonios de la época, el sacerdote estaba intentando establecer una comunidad franciscana en la localidad riojana de El Chamical, cuando los militares tomaron el control y comenzaron a amenazarlo. Junto con Murias fue asesinado el sacerdote francés Gabriel Longueville.

Los palotinos, en tanto, fueron asesinados en venganza por un atentado con explosivos que el grupo Montoneros había perpetrado dos días antes en el comedor de la Seguridad Federal, bombardeo en el que murieron 20 policías.

Carlos Trovarelli, provincial franciscano en la Argentina y Uruguay, dijo –según publicó ayer el diario italiano La Stampa– que Bergoglio comenzó en 2011 "con discreción" el proceso para la canonización de Murias para evitar que fuera bloqueado por obispos argentinos contrarios a este tipo de iniciativas.

Según La Stampa, después de la muerte de Murias, Bergoglio salvó de los militares a seminaristas escondiéndolos en el Colegio Máximo de la Compañía de Jesús, cuando se desempeñaba como provincial de la orden.

Longueville y el laico Wenceslao Pedernera también son objeto, junto con Murias, de una causa que pretende convertirlos en santos. Longueville y Murias fueron asesinados el 18 de julio de 1976 en un paraje cercano a Chamical, mientras Pedernera fue fusilado una semana después en Sañogasta, La Rioja.

Los tres eran seguidores del entonces obispo de La Rioja Enrique Angelelli, muerto poco después de que fueran asesinados los dos religiosos y el laico.

El origen del proceso

La causa es llevada por la Diócesis de La Rioja

Carlos de Dios Murias
Carlos de Dios Murias
CARLOS DE DIOS MURIAS

Sacerdote franciscano

Profesión: sacerdote

Origen: Argentina

Debido a su activo trabajo social en La Rioja y tras ser torturado y mutilado, fue asesinado el 18 de julio de 1976, junto con el cura francés Gabriel Longueville

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.