B. Emmott: "Berlusconi puede salvar a Italia de caer en el extremismo"

El exdirector de The Economist cree que tiene posturas más moderadas que el M5E o la Liga Norte
Elisabetta Piqué
(0)
27 de febrero de 2018  

ROMA.- En 2001 Bill Emmott, director de The Economist de 1993 a 2006, definió a Silvio Berlusconi "no apto para gobernar a Italia", en una nota de tapa que hizo historia. Diecisiete años más tarde, días antes de unas elecciones generales marcadas por el regreso del Cavaliere como figura aglutinante de una alianza de centroderecha que podría triunfar, este analista y escritor británico, experto en Italia, de 64 años, está convencido de que hoy Berlusconi "puede salvar a Italia de caer en el extremismo".

"A pesar de su inhabilitación, tiene herramientas suficientes como para seguir jugando un papel importante en la política", dijo en una entrevista con LA NACION, en la que destacó sus posturas moderadas, comparado con el antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la xenófoba Liga Norte.

-En 2001 usted publicó una famosa tapa que decía que Berlusconi no era "apto" para gobernar. Pero ahora habla de él como si pudiera ser el salvador político de Italia...

-Sí, es que Berlusconi está en la posición de salvar a Italia de caer en los extremismos del M5E o de la Liga del Norte. Sigo pensando que Berlusconi no es apto para gobernar. Pero sus posiciones son más moderadas que las de Luigi Di Maio (el candidato a primer ministro del M5E) y que las de Matteo Salvini (líder de la Liga del Norte). Y Berlusconi puede ser determinante para formar una coalición que pueda gobernar. Y dado que él mismo no puede ser primer ministro, sería una especie de director de la sombra, y en ese papel no creo que pueda ser muy dañino.

-Hasta Eugenio Scalfari, fundador del diario La Repubblica e histórico enemigo de Berlusconi, dice que lo prefiere, antes que a Di Maio.

Sí, en gran medida porque sabe que Berlusconi no puede ser primer ministro. Aunque tendrá capacidad de influencia, estará decididamente en una posición de mayor debilidad que si fuera el primer ministro.

-¿Usted también prefiere a Silvio Berlusconi manejando los hilos antes que a Di Maio como primer ministro?

Depende. Si Di Maio fuera primer ministro de un gobierno con una mayoría débil e inestable, no me resultaría muy atractivo. Si nadie tuviera los escaños para poder gobernar y se pusiera en pie una gran coalición con el Partido Democrático (PD) como principal partido y el apoyo de un Berlusconi con influencia, esa opción me parecería más estable y más atractiva.

-¿Cómo explica que alguien condenado por fraude fiscal, inhabilitado, con varios escándalos sobre sus espaldas y famoso por sus excesos pueda seguir jugando un rol tan importante en la política italiana?

Berlusconi es rico, tiene tres cadenas de televisión e influencia en varios periódicos, tiene detrás una poderosa maquinaria de comunicación y de propaganda electoral. Y, a pesar de haber sido condenado e inhabilitado, a pesar de tener 81 años, no ha permitido que nadie se hiciera con el liderazgo de su partido, Forza Italia, que por otro lado es un partido personal, hecho a su medida. Yo creo que Berlusconi nunca quiso dejar la política, es adicto a política. Y a pesar de su inhabilitación, tiene herramientas suficientes como para seguir jugando un papel importante en la política. Cuando comenzó el declive de Matteo Renzi y del PD (en el poder), Berlusconi vio una oportunidad de utilizar la que siempre ha sido su mayor habilidad política: su capacidad de formar coaliciones, ya sea a la derecha con el partido antiinmigrantes Liga del Norte o en el centro con un debilitado PD.

-Parece extraño también que Berlusconi haya sido rehabilitado por Bruselas, que en 2011 lo obligó a dimitir...

-De algún modo, en Bruselas están contentos de hablar con él porque saben que no va a ser primer ministro. Lo que realmente no quiere Europa es ver al frente del gobierno de Italia al M5E y también les da pavor la Liga del Norte. Así que cualquier cosa que se sitúe más en el centro resulta atractiva para Bruselas.

-La centroizquierda sería la gran perdedora de estas elecciones. ¿Cuál fue el principal error del expremier Matteo Renzi, que dilapidó la enorme popularidad de la que gozaba hace solo tres años?

Creo que su principal problema es que no quiere, no sabe hacer equipo. Pretende hacerlo todo él, no deja espacio a los colaboradores, se ha comportado más como un jefe de Estado que como un primer ministro.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.