Se multiplican los reclamos salariales al gobierno chileno. Bachelet enfrenta nuevos paros y manifestaciones callejeras