Bachelet no logra dar vuelta la página del "Nueragate"

Un alto dirigente socialista acusó a su hijo y a su esposa ante el tribunal supremo del partido; pidió que se los suspenda y sean sancionados
Federico Grünewald
(0)
26 de febrero de 2015  

SANTIAGO, Chile.- Trató de dar vuelta la página y avanzar hacia el siguiente capítulo, pero Michelle Bachelet sigue empantanada en el "Nueragate". Ayer, el ex presidente del Partido Socialista Gonzalo Martner -al cual pertenecen la mandataria, su hijo Sebastián Dávalos y su nuera, Natalia Compagnon- presentó una acusación ante el tribunal supremo del partido contra el matrimonio involucrado en el caso Caval.

Dávalos y Compagnon quedaron en el ojo del huracán por una operación de compraventa de terrenos que incluyó un préstamo de 10 millones de dólares que ayudó a gestionar el hijo de la gobernante en 2013, cuando aún no tenía un cargo en el gobierno.

Antes, el mismo Martner había solicitado la suspensión de la militancia y sanciones contra ambos, porque "su actuación puso en riesgo la credibilidad de la presidenta y del gobierno, al utilizar sus vínculos familiares para obtener beneficios a los que no accedería otro ciudadano". Siguiendo esa solicitud, ahora el tribunal supremo debe declarar admisible o inadmisible la presentación. Si se tramita y llega a haber sanciones, éstas pueden ir desde la amonestación hasta la expulsión del partido.

Según Martner, Compagnon y Dávalos podrían haber incurrido en "una actividad inmobiliaria con lobby de por medio".

"Lo que estamos pidiendo es que se apliquen el estatuto del PS y el código de ética", explicó. "El que quiere ser lobbista está en su derecho, somos una sociedad abierta y democrática, pero en la opinión de muchos de nosotros eso no es compatible con ser militante del PS."

Mientras el tribunal analiza la acusación, Dávalos volvió a meterse entre los trending topics de los temas del país. Alejandra Quevedo, concejala socialista de la comuna de Ñuñoa, escribió en Twitter: "Dávalos y Compagnon jamás [estuvieron] en un comité central, comisión política, congreso, reunión ni discusión del partido. ¡Ambos socialistas de papel!".

Osvaldo Andrade, presidente del socialismo, admitió: "Estamos en una crisis severa y hay que hacerse cargo". Sin embargo, se excusó de opinar del "Nueragate" y la acusación de Martner, pues el tribunal "es un órgano autónomo que revisará el caso y la dirección política no debe deslizar una opinión al respecto".

Isabel Allende, presidenta del Senado y también socialista, comentó que el daño aún no se ha dimensionado bien, mientras que Camilo Escalona, histórico en el partido, dijo que a Dávalos debieron pedirle inmediatamente la renuncia apenas se destapó el caso.

El lunes, la presidenta rompió tres semanas de silencio y comunicó el dolor que le provocó la dimisión de Dávalos al cargo de jefe del área sociocultural del gobierno. Luego, partió a una actividad con el ministro de Educación y volvió a tocar su tema predilecto: la reforma y la gratuidad en esa área. Dos días después, el "Nueragate" volvió a explotarle en la frente, aunque ya no en lo familiar, sino que en lo político y judicial.

Ayer temprano, en los tribunales laborales de Santiago, Sergio Bustos, el funcionario que gestionó el crédito entre Caval y el Banco de Chile y que demandó después a su ex empresa para que pagara dineros que le adeudaría, no logró llegar a un acuerdo y el próximo 6 de abril habrá juicio oral. También dijo que había entregado en la fiscalía el nombre de un "alto funcionario" de gobierno involucrado en el caso. Paralelamente, en Machalí, la localidad de la región de O'Higgins donde se ubican los terrenos que compró y vendió Compagnon, el fiscal Sergio Moya, quien investiga el negocio, incautó planos y artículos electrónicos desde el edificio municipal.

Sumando todo, Bachelet no tiene cómo dar vuelta la página, aunque está tratando. Por ejemplo, pidió, a través de su jefe de gabinete subrogante, que los líderes de Nueva Mayoría dejen de criticar cómo se ha llevado el caso desde La Moneda.

También encabezó una reunión de coordinación con sus ministros políticos para definir prioridades legislativas. Y también pudo darse un respiro en el escenario exterior, muy tensionado con Perú y Bolivia en la última semana.

A través del Ministerio de Defensa, se informó que el próximo lunes los titulares de esa cartera de Chile y la Argentina presidirán la detonación de las últimas ocho minas antipersonales en Tierra del Fuego.

Continúa el caso Caval

  • Amnistía Internacional (AI) urgió ayer al gobierno de Michelle Bachelet a hacer efectiva la derogación de la ley de amnistía impuesta por el general Augusto Pinochet en 1978, cuya tramitación para abolirla sigue "anclada en el Parlamento sin avanzar", informaron representantes de la organización. "Hacemos un llamado para que la anulación de la amnistía sea trabajada con la mayor celeridad posible."

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.