La guerra que no termina: no cede la violencia sectaria en Irak. Bagdad: atentado en el barrio chiita