Asediada, la oposición desafía a Maduro

Hubo masivas marchas pese al cerco informativo y el arresto de un dirigente
Daniel Lozano
(0)
24 de noviembre de 2013  

CARACAS.– Bajo asedio, Henrique Capriles y la oposición lanzaron ayer uno de sus mayores desafíos al presidente Nicolás Maduro .

El jefe opositor y cientos de miles de venezolanos salieron a las calles y plazas de 335 municipios del país para denunciar los superpoderes del mandatario y protestar contra la inflación y la escasez .

Lo hicieron a pesar de que Alejandro Silva, uno de los más cercanos colaboradores de Capriles, fue detenido durante unas 15 horas, por la inteligencia militar y de que el gobierno ajustó como nunca el cerco informativo, sólo dos semanas antes de las elecciones municipales.

"Si aquí el problema soy yo, ven por mí, que no te tengo miedo. ¿Quieres meterme preso? ¡Pues ven! No seas cobarde, Maduro", desafió públicamente Capriles al presidente.

En esta ocasión, no se repitieron concentraciones multitudinarias como las de abril antes de las elecciones presidenciales. Aquel domingo previo a la votación, Capriles reventó la emblemática avenida Bolívar con más de un millón de personas.

El ambiente de tensión que vive el país, el mensaje de miedo lanzado por el gobierno y el contundente cerco mediático impuesto por el chavismo redujeron la presencia en la calle, que, pese a todo, fue testigo de miles y miles de gritos de protesta.

En un encendido discurso, en la plaza Venezuela de Caracas, Capriles desafió de forma directa al presidente venezolano. "Nicolás, tienes miedo, porque no quieres que la verdad siga recorriendo todos los rincones del país. Ellos quieren que el miedo se meta dentro de cada uno de ustedes", añadió el ex candidato presidencial, en su alegato más directo a la resistencia en la calle desde las elecciones del 14 de abril.

"Está cantado que la persecución continuará, a punta de corrupción judicial. Si eso pasa, le pido a este noble pueblo: ustedes saben lo que tienen que hacer. Nadie tiene que decirles que salgan a la calle. Todos aquí sabemos lo que tenemos que hacer y tenemos la fuerza para hacerlo. El pueblo se las va a cobrar una a una", clamó el líder opositor.

Antes del inicio del acto de Capriles, desde los altavoces colocados en la plaza Venezuela, los organizadores anunciaban una y otra vez "el secuestro" de Silva "a punta de fusil y a punta de golpes", mientras los asistentes respondían "no tenemos miedo".

Por la tarde, Capriles anunció por Twitter que Silva, que también es íntimo amigo suyo, había sido liberado, sin dar más detalles.

El chavismo obstaculiza la acción de gobierno de Capriles, sus viajes y cualquier iniciativa política que tome. Pero también persigue con insistencia a su círculo más cercano, colaboradores que lo acompañan desde el inicio de su vida política. Armando Briquet y Óscar López, tan próximos como Silva, se vieron obligados a exiliarse en los últimos meses a Aruba y Miami después de sufrir el acoso gubernamental.

La acción violenta llevada a cabo de madrugada por una decena de agentes de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) marcó las protestas desplegadas en todos los municipios del país y que congregó a cientos de miles de venezolanos.

Los manifestantes protestaron contra la ley habilitante que aprobó la Asamblea Nacional hace semanas y que le permite a Maduro gobernar por decreto durante un año. Además salieron a las calles para quejarse de la crisis económica, marcada por la alta inflación y la escasez de alimentos básicos. "¡Basta, ya!", "El pueblo arrecho [fuerte] ejerce su derecho", "Pueblo madura, esto es una dictadura" o "El peor drama es no querer luchar" se escucharon por todo el país, comenzando por Táchira, el estado fronterizo con Colombia, uno de los más opositores. Y siguiendo por Zulia, Lara, Mérida o Carabobo.

Ante el bloqueo informativo de la mayoría de los medios, fueron los propios participantes quienes tomaron las redes sociales con sus fotografías.

Para todos ellos habló Capriles desde la capital, aunque no pudieran escuchar su voz: "Después del 8-D [8 de diciembre, el día de las elecciones municipales], Constitución en mano, vamos por ti y por tu gobierno fracasado y corrupto".

Y cargó tan duro que hasta se atrevió con la historia: "Maduro es un títere fracasado del gobierno cubano. Desde aquí les digo a los cubanos que la liberación de Venezuela será también la de Cuba. ¡Los vamos a derrotar por partida doble!".

La diputada María Corina Machado y el ex alcalde de Chacao Leopoldo López, que, según la narrativa revolucionaria, conforman la "trilogía del mal", también apostaron por la confrontación dialéctica y por las soluciones constitucionales. "Ésta es la hora del ciudadano libre, que no se rinde y que no se doblega. ¡No tenemos miedo! Ya basta de esta tragedia", clamó la diputada opositora.

López reveló que los militares también buscaron a Ismael León, uno de los dirigentes de Voluntad Popular.

"La habilitante se aprobó para profundizar la persecución", insistió López, para el que Maduro preparó una celda en la prisión de Tocorón, como repite de forma insistente.

Quien también puso su grito en el cielo fue Vicente Díaz, el único rector independiente del Consejo Nacional Electoral (CNE).

En un comunicado hecho público a través de las redes sociales, alertó ante "las insólitas acciones del gobierno y del resto del Estado, que están degradando de forma sin precedentes la calidad democrática de la campaña electoral. Lo último: la arbitraria detención de Alejandro Silva".

Los venezolanos fueron testigos también de cómo Maduro ordenaba anteayer la detención de dos "operadores" de Primero Justicia [el partido de Capriles] y Voluntad Popular.

"Están buscando un muerto para tratar de prender la mecha. Fueron detectados buscando motorizados para contratarlos, vestirlos de rojo y que atacaran algunas de las manifestaciones normales, que han sido convocados por grupos de derecha para protestar contra la habilitante y mi lucha contra la corrupción", relató Maduro de forma pintoresca.

El presidente, en cambio, vivió su 51° cumpleaños de forma muy apacible. Presenció un concierto privado del cantante Juan Gabriel, recibió los agasajos de sus colaboradores y recibió con todo el oropel necesario a los reyes de Holanda , Guillermo Alejandro y Máxima.

La visita de los reyes de Holanda

Fuente: AFP
Los reyes de Holanda, Guillermo Alejandro y Máxima, visitaron ayer al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a quien saludaron por su 51º cumpleaños. "Feliz cumple", le dijo el rey, en perfecto español, a Maduro al llegar al palacio presidencial de Miraflores, donde se ofreció en su honor un concierto de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Caracas, durante las pocas horas que duró la visita.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.