Bajó la inmigración argentina a Israel en lo que va de 2003

(0)
24 de mayo de 2003  

Después del boom inmigratorio argentino a Israel en 2002, cuando viajaron 6500 personas, la cantidad de ciudadanos de nuestro país que decidió armar las valijas para partir a Medio Oriente bajó en un 30 por ciento en los primeros cuatro meses de este año, principalmente por la mejora de la situación en la Argentina y por las consecuencias de la guerra en Irak.

"La inmigración en todo el mundo bajó, no porque haya disminuido el interés en Israel sino porque se dieron condiciones mundiales que lo determinaron", explicó a LA NACION Lázaro Slepoy, el jefe de la Delegación de Alia (inmigración a Israel) en la Argentina, dependiente de la Agencia Judía, que se ocupa de facilitar la implementación de la ley de retorno.

Slepoy subrayó que el temor a que Israel recibiera ataques iraquíes con misiles, como sucedió en 1991, postergó para muchos la decisión de emigrar. Por eso la inmigración global a Israel en los primeros cuatro meses del año se redujo en un 45 por ciento con respecto al mismo período de 2002. La Argentina no fue ajena a este fenómeno y aquí las cifras bajaron un 30 por ciento, con apenas unos 550 argentinos que emigraron.

Al buscar los motivos de esta disminución, Slepoy señala, en primer lugar, la mejora de la situación en nuestro país y las expectativas ante el nuevo gobierno. "El veranito se prolongó y esa sensación de estabilidad y de expectativa influyó a la gente para decidir darle un año más de chance a sus posibilidades en la Argentina", explicó.

Pero esto no ocurre sólo con la emigración a Israel, subrayó el funcionario de la Agencia Judía. "Hoy ya no se ven colas en la embajada de España, en la de Italia o en la de Canadá, y tampoco en la AMIA. Lo que le pasa al judío argentino es lo que le pasa a cualquier otro argentino", dijo.

Estos son los "factores expulsantes" que influyen en toda decisión de emigrar y que en nuestro país se han aplacado, pero a la vez su contracara, los "factores atrayentes" de Israel, disminuyeron en los primeros meses del año. "La Guerra del Golfo jugó en contra y también la reanudación de los actos de terrorismo", admitió Slepoy.

Además, el año pasado influyó el anuncio de un paquete de beneficios especiales para quienes emigraran en 2002. "Muchos adelantaron la fecha de su viaje pensando que se terminaban las ayudas y por eso en diciembre se fueron 1500 personas", indicó Slepoy.

Beneficios en duda

Pero ahora esta canasta de beneficios especiales que la gente da por sentado y que no genera el entusiasmo del año último está en peligro debido a los recortes que está implementando el gobierno de Israel para enfrentar la crisis económica que atraviesa ese país.

Este plan de recortes que presentó en abril último el nuevo ministro de Economía, el ex premier Benjamin Netanyahu, incluye eliminar las ayudas especiales que se les dio a los inmigrantes argentinos durante 2002 y lo que va de 2003, aunque los beneficios básicos que siempre se otorgaron no están en discusión. Estos beneficios básicos son el pasaje aéreo, la enseñanza gratuita del idioma hebreo por cinco meses, los talleres de búsqueda de trabajo y la ciudadanía.

"El ajuste fundamentalmente se refiere a una ayuda para comprar una vivienda, que era un regalo, y que ahora el gobierno propuso que se convierta en un préstamo hipotecario. Otro de los recortes propuestos es eliminar la exención de impuestos para la compra de electrodomésticos y automóviles", explicó Slepoy.

La propuesta de recorte enfrentó en la Corte Suprema de Israel al gobierno de Ariel Sharon con la Agencia Judía, que presentó una apelación ante el alto tribunal para frenar el ajuste y este decidió congelar la cancelación de los beneficios. Por lo tanto, hasta dentro de dos semanas aproximadamente, cuando la Corte se expida, las ayudas especiales se mantienen.

El factor confianza

Lo más probable es que la solución se encuentre a mitad de camino entre las partes, según dio a entender Slepoy, ya que desde el momento en que llegan, los inmigrantes se convierten en ciudadanos israelíes y como tales tienen los mismos derechos y obligaciones que el resto de la sociedad. "No pueden estar al margen del gran esfuerzo que está haciendo Israel para sanear su economía. Vamos a tratar que no sea en cosas imprescindibles como la vivienda, sino en cosas superfluas como la compra de automóviles", adelantó.

Más allá de lo que ocurra en el futuro, a los argentinos que ya se fueron se les mantendrá el acuerdo prometido. "Si se toma la decisión, se aplicará a los que lleguen a partir de ese día", aseguró Slepoy.

Por eso, en la Agencia Judía confían en que esta disminución será transitoria, porque a la par de la mejoría en la Argentina, habrá señales positivas en Israel. "Confiamos en que este resurgimiento de ataques terroristas es un manotón de ahogado ante el proceso de paz que se está gestando. Pero la paz se va a lograr, la situación en Israel va a mejorar y el número de inmigrantes va a aumentar", concluyó.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.