Ban Ki-moon consideró el acuerdo de Copenhague como una "primera etapa esencial"

Así opinó el secretario general de la ONU, a pesar de que el texto final de la Cumbre Climática sólo fijó metas generales y no es vinculante; Obama sostuvo que el pacto, gestado por Estados Unidos, Brasil China, India y Sudáfrica, es un paso significativo pero "no es suficiente"
(0)
19 de diciembre de 2009  • 09:19

El Acuerdo de Copenhague , avalado el sábado por la conferencia de Naciones Unidas sobre el clima, constituye una primera "etapa esencial" hacia la adopción de un tratado de lucha contra el calentamiento global, según consideró el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

"Para mí esta claro que es necesario mucho más para abandonar la senda del calentamiento climático, pero es un paso en la dirección correcta", dijo Ki-moon..

Sin embargo, el pacto, gestado por Estados Unidos, Brasil China, India y Sudáfrica, no colmó las expectativas. La discusión durante la madrugada fue ardua y Sudán acusó a los impulsores del acuerdo de promover un "holocausto" y de querer condenar a muerte a "millones de personas".

En una conferencia de prensa en Copenhague, Ban Ki-moon, dijo que en la cumbre del cambio "se han puesto los cimientos del primer acuerdo global para limitar los gases de efecto invernadero" y aseguró que trabajará "para convertir este texto en un tratado legalmente vinculante en 2010".

Por otra parte, aclaró que no podía precisar una fecha, pero recordó que la presidencia de la próxima conferencia sobre cambio climático tendrá lugar el año próximo en México.

También afirmó que se coordinará estrechamente con el presidente mexicano, Felipe Calderón, a quien describió como una persona "comprometida con el medio ambiente".

La fórmula adoptada, un documento de tres páginas, fija como objetivo un techo de dos grados de calentamiento global respeto de la era pre-industrial.

La decisión se tomó tras una sesión plenaria que duró toda la noche durante la cual un pequeño grupo de países bloqueó el Acuerdo porque éste que no contaba con objetivos específicos para reducir las emisiones de gases contaminantes.

Desacuerdos. Tras un breve receso, el presidente de la cumbre tomó la decisión de considerar el Acuerdo de Copenhague especificando a aquellos países que estuvieron de acuerdo con el pacto en el título del documento.

La presidencia de la conferencia anunció que había "tomado nota del acuerdo de Copenhague del 18 de diciembre de 2009", que incluirá en su encabezamiento una lista de los países contrarios al texto.

La ONU recurrió a esta fórmula para hacer operativo el acuerdo, que fue duramente criticado como ilegítimo por países como Venezuela, Nicaragua, Cuba, Bolivia y Sudán.

Para que pudiera convertirse en un acuerdo de Naciones Unidas, debía ser adoptado por unanimidad por los 192 países presentes en la conferencia.

El texto final. Se trata de un acuerdo de mínimos tras el fracaso de 12 días de negociaciones en Copenhague para lograr un texto ambicioso que suceda en 2012 al Protocolo de Kioto, el único tratado que obliga a 37 naciones industrializadas y la UE a recortar sus emisiones de dióxido de carbono.

El acuerdo, de carácter no vinculante, está muy lejos de las expectativas generadas en torno a la mayor reunión sobre cambio climático de la historia, y no fija objetivos de reducción de gases.

Sin embargo, sí establece un total de 10.000 millones de dólares entre 2010 y 2012 para que los países más vulnerables afronten los efectos del cambio climático, y 100.000 millones anuales a partir de 2020 para mitigación y adaptación.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.