Barcelona: una uruguaya se refugió en el consulado para defender la tenencia de su hija

Alrededor de 40 personas concentraron frente al Consultado de Uruguay de Barcelona en apoyo a la mujer que permanece allí para defender la custodia de su hija
Alrededor de 40 personas concentraron frente al Consultado de Uruguay de Barcelona en apoyo a la mujer que permanece allí para defender la custodia de su hija Crédito: Europa Press
(0)
9 de octubre de 2019  • 17:38

BARCELONA.- María Ugarte le puso el cuerpo a la defensa de su hija, casi de forma literal. Tras una contienda judicial que se desató desde hace tres años y bajo la decisión del juez de dar la custodia de la niña a su padre, decidió permanecer en el consulado de Uruguay en Barcelona y no entregar a su hija.

La mujer uruguaya acusó a Pablo, el padre de su hija, de abuso hacia la niña y maltrato a ella, pero la justicia española lo sobreseyó en primera y en segunda instancia. Además, el juez determinó que la niña de siete años, debe estar con él porque consideró que vivir con su madre "no será sustentable".

Hace tres años, Ugarte se llevó a su hija a Uruguay, y desde entonces, no han vuelto a ver a Pablo. Pero desde hace más de cinco días, ambas se encerraron en consulado para impedir que la delegación judicial uruguaya le entregue la niña a su padre.

Según algunos medios, Ugarte viajó a España hace 10 años y empezó a trabajar en un restaurante, donde conoció a Pablo, que trabajaba en un hospital. En 2012, tuvieron una niña. Pero qué fue lo que pasó después es una incógnita.

En 2016, Ugarte fue a Uruguay con su hija en un viaje que en principio duraría 20 días, pero finalmente decidió no volver. Según el testimonio de su hermana, Ana, Ugarte se paralizó al ver que la niña no quería abrazar a los varones y pintaba dibujos relacionados con sexo, hasta que un psicólogo le confirmó que había sufrido abusos.

Por su parte, el padre presentó una denuncia por sustracción internacional de menores. Un proceso que llegó a organismos internacionales. En tanto, Ugarte denunció a Pablo en 2017 por abusos y maltrato.

La justicia determinó que entre los padres existía una relación cordial y que la niña no tenía síntomas postraumáticos, más bien que pareciera haber "un conflicto de intereses". Por eso, se le dio la custodia al padre.

La entrega de la niña se tendría que haber concretado el viernes pasado en el Consulado de Uruguay, pero, según expresó el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, no se hizo "tras la negativa del cónsul a cumplir con la orden judicial".

Por este caso, varios grupos se manifestaron en contra de la decisión judicial. De hecho, alrededor de 40 personas concentraron ante el consulado de Uruguay para apoyar a Ugarte. En esa concentración, se levantaron carteles que decían "María no estás sola. Contra la justicia racista, misógina y patriarcal".

"La niña quiere salir, no entiende nada. Lo que ocurra a partir de ahora está fuera de nuestras manos. No quiero ni pensar en el momento de entregarla", expresó la hermana de Ugarte, mientras esperaba una resolución.

Diario El País y agencia DPA

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.