Batalla campal en Río de Janeiro

Quemaron autos y chocaron con policías
(0)
22 de octubre de 2000  

RIO DE JANEIRO (AFP).- Varias calles del centro de Río de Janeiro se convirtieron anteanoche en un campo de batalla cuando habitantes de la favela Providencia se enfrentaron a la policía, quemaron un ómnibus y apedrearon otros vehículos para protestar por la muerte de uno de sus vecinos.

Horas antes, una operación policial en la favela se había saldado con la muerte de Isaías Anderson dos Santos, de 22 años, acusado por la policía de haber robado en un supermercado. Indignados, los habitantes del barrio -mujeres, niños y ancianos incluidos- se armaron de piedras, palas y otras armas improvisadas y bajaron al centro de la ciudad.

"Ustedes, la policía, son unos asesinos. Cuando no reciben dinero de los traficantes, suben a las favelas y matan a quien les parece", gritaron los vecinos a los agentes, repitiendo que Anderson era un vendedor honesto y no un bandido.

La manifestación acabó con un ómnibus en llamas, tiros al aire de los policías, el bloqueo de uno de los principales túneles de la ciudad, automóviles huyendo a toda velocidad sin respetar señales de tráfico y escenas de pánico en el centro de Río, plagado de turistas.

Según declaró ayer el gobernador del Estado de Río, Anthony Garotinho, la policía actuó como debía. "La policía siguió a los asaltantes de un supermercado y mató a uno de ellos en un tiroteo. Fue un incidente lamentable, pero ¿qué deberían haber hecho los policías? ¿Dejar que los ladrones escaparan?", se preguntó el gobernador.

Sin embargo, los vecinos aseguraron que los oficiales subieron a la favela disparando y evitaron que Anderson fuera atendido por un médico cuando fue alcanzado por un tiro.

En otra zona de la ciudad, dos policías fueron asesinados la misma noche, con lo que se elevó a 84 la cifra total de uniformados muertos en lo que va del año en Río. Según los datos oficiales, el 85% de los agentes fallecieron cuando no estaban de servicio.

La mayoría de los policías suele trabajar en empresas de seguridad privadas fuera de sus horarios de trabajo, ya que sus salarios como policías rondan los 200 dólares mensuales.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.