Berlusconi seguirá internado tras la increíble agresión

El premier italiano amaneció con dolor de cabeza y molestias en las heridas de la cara; un desequilibrado le rompió la nariz y dos dientes; imágenes del hecho
(0)
14 de diciembre de 2009  • 13:55

ROMA (EFE).- El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, permanecerá internado en observación en el hospital San Raffaele de Milán por precaución a raíz de la increíble agresión sufrida ayer tras un acto, según informó el establecimiento en el parte médico.

El primer ministro iba a ser hoy dado de alta, pero los médicos han decidido tenerlo un día más en observación y mañana evaluarán de nuevo sus condiciones, informó el doctor Alberto Zangrillo, que leyó el parte médico. Berlusconi se ha levantado con dolor de cabeza y molestias en las heridas de la cara y se nutre con dificultad, explicó.

"Mañana decidiremos, pero no es seguro que le demos el alta. Las consecuencias son más graves de lo que habíamos pensado ayer, por lo que no se espera el alta antes de 24 ó 36 horas", añadió Zangrillo, en respuesta a las preguntas de los medios de comunicación.

Zangrillo, jefe del departamento de Reanimación y Terapia intensiva, precisó que "los signos vitales se mantienen estables y en la norma y la TAC que se le ha realizado ha mostrado la fractura del tabique nasal y de dos dientes de la arcada superior".

Video

Asimismo, Berlusconi, según el parte médico, "ha registrado una disminución del valor del hematócrito, debido a la sangre que perdió tras el trauma", medio litro según el médico, y "se está sometiendo a una terapia con antibióticos y analgésicos".

Tras la agresión, Berlusconi se sometió anoche a una tomografía axial computada y se le pronosticó un tiempo de recuperación de 20 días.

Berlusconi presenta, según los primeros diagnósticos, una lesión lacero-contusa interna y externa en el labio superior, que ha necesitado varios puntos, así como la rotura de dos dientes y una fractura en el tabique nasal, la cual no obligará a una intervención.

Si bien al principio hubo confusión porque no se entendía si el premier había recibido una trompada o el impacto de un objeto, finalmente se reveló que Berlusconi, que deberá estar internado en observación hasta hoy, sufrió las dos cosas. Sorteando increíblemente su seguridad, un hombre le pegó un golpe en la cara mientras tenía en la mano, como si se tratara de una piedra, una pequeña reproducción de la catedral de Milán, uno de esos souvenirs que se venden en puestos callejeros a los turistas.

El agresor, Massimo Tartaglia, fue detenido por la policía, que evitó su linchamiento. El sujeto, que no es un activista político y que tampoco tiene antecedentes penales, al parecer sufre problemas mentales y está bajo tratamiento médico desde hace diez años.

La agresión, condenada unánimemente por el mundo político y que refleja a las claras el momento de gran tensión que atraviesa el país, ocurrió a las 18.20, al finalizar un acto que el mismo Berlusconi, famoso "showman", había protagonizado en la céntrica Piazza del Duomo de Milán para lanzar oficialmente las inscripciones en el Partido del Pueblo de la Libertad (PDL), su criatura política.

A pesar del tenso clima, al concluir el mitin Berlusconi se detuvo antes de subirse al auto para saludar, muy sonriente, a algunos simpatizantes que le reclamaban que les firmara autógrafos. Entre ellos estaba el agresor.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.