Berlusconi sufrió una derrota clave en Roma

La centroizquierda le arrebató la provincia
(0)
27 de mayo de 2003  

ROMA (De nuestra corresponsal).- El Olivo, la coalición de centroizquierda que el premier Silvio Berlusconi aplastó en las urnas hace más de dos años, anoche descorchaba champagne. El dato más clamoroso de las elecciones administrativas que se celebraron en parte de Italia ayer y anteayer para renovar autoridades locales, en efecto, fue que la oposición de centroizquierda le arrebató la provincia de Roma a la centroderecha de Berlusconi.

En lo que significa un virtual pequeño revés para el Cavaliere - se trata de una victoria que nadie se esperaba en primera vuelta-, Enrico Gasbarra, nuevo presidente de la provincia de Roma, le ganó al candidato de la Casa de las Libertades con el 54,6% de los votos, que le da nuevo oxígeno a la centroizquierda.

Esta coalición, que se caracteriza por su fragmentación y por sus eternas peleas, salió fortalecida gracias a la posición "filo-americana" de Berlusconi antes y durante la guerra en Irak, a la que se oponía la mayoría de los italianos. Además, pesaron los escándalos judiciales que salpican al premier, que está siendo procesado por haber supuestamente corrompido a unos jueces en 1985.

Si bien la centroizquierda festejaba anoche el triunfo romano, destacando que se trataba de "una lección para quien gobierna", también la centroderecha cantaba victoria. "Hoy gobernamos más provincias y más comunas que antes, pese a la pérdida de Roma", dijo Claudio Scajola, coordinador de la campaña electoral de Forza Italia, el partido de Berlusconi.

De los 12 gobiernos provinciales en disputa, la Casa de las Libertades retuvo en primera vuelta cuatro, la centroizquierda cinco (con Roma como "nueva y extraordinaria conquista"), mientras que los demás irán al ballottage previsto para el 8 y 9 de junio.

"En conclusión, no pienso que estemos enfrentando cambio alguno en el balance de poder", dijo Fabrizio Cicchitto, uno de los dirigentes de Forza Italia, el partido de Berlusconi, en el Parlamento.

Una cachetada

Sin embargo, si se consideran estas elecciones administrativas -de poco peso- la primera gran prueba electoral de Berlusconi, para los analistas la victoria del Olivo en la provincia de Roma -que cuenta con más de 2,5 millones de electores- es como una cachetada para el Cavaliere .

"La lección de hoy se extenderá rápidamente al resto del país", prometió Gasbarra en un discurso pronunciado ante miles de seguidores.

La centroizquierda ha esperado un regreso al gobierno, después de que perdió poder a mano de los conservadores en las elecciones nacionales del 2001. La oposición acusa a Berlusconi de ignorar las necesidades de la nación y concentrar los esfuerzos de su gobierno en una reforma judicial sospechada de ayudarlo en sus batallas legales.

Por su parte, Berlusconi sostuvo durante su campaña que la izquierda "es un peligro para Italia, un peligro para la democracia y un peligro para la libertad".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.