Berlusconi tuvo que pasar una noche más en el hospital

Detienen a un joven que intentó entrar en la habitación del primer ministro "para saludarlo"
(0)
17 de diciembre de 2009  

ROMA.– Aún dolorido por el golpe recibido el domingo último en la Piazza del Duomo de Milán, Silvio Berlusconi no salió ayer del hospital, como estaba previsto, sino que los médicos que lo atienden prefirieron dejarlo internado 24 horas más, es decir, hasta esta tarde.

Así lo anunció su médico personal, Alberto Zangrillo, que al leer un parte médico en el hospital San Raffaele de Milán indicó que el premier, de 73 años –que tiene dos dientes rotos y una pequeña fractura en la nariz–, sigue muy dolorido y con dificultades para alimentarse por las heridas sufridas.

Zangrillo explicó, de hecho, que "cuando es necesario" el Cavaliere es alimentado por suero.

"El premier no está siendo sedado, sino que sólo está sometido a una terapia analgésica", afirmó el médico, que añadió que, de todos modos, sus condiciones son "tranquilizadoras y nosotros estamos tranquilos".

"La salida del hospital de Berlusconi está prevista para las primeras horas de la tarde del jueves [...] y durante 10 o 15 días no participará en eventos públicos", concluyó Zangrillo.

Ya por la mañana, el vocero del Cavaliere , Paolo Bonaiuti, había contado que Berlusconi había pasado una mala noche debido a dolores muy fuertes provocados por el golpe que sufrió el domingo, así como por un empeoramiento de su cervical.

"De todos modos, él [Berlusconi] me pidió decir que tiene un humor positivo y determinado", agregó Bonaiuti, que definió al primer ministro italiano como "un tanque de guerra, imposible de detener".

Más allá de los dolores nocturnos, la noche del premier –que siguió recibiendo mensajes de buenos augurios desde todo el mundo, incluso de Barack Obama, algo que le levantó mucho el ánimo– fue agitada por otros motivos.

En otro episodio increíble, un intruso logró ingresar en el hospital San Raffaele y llegar, a las 2 de la madrugada, al séptimo piso, donde está internado el Cavaliere. Allí fue enseguida interceptado por la policía especial que protege al premier.

"Quiero saludar al presidente, quiero saludar al presidente", explicó el hombre, un joven de 26 años al parecer también con problemas psicológicos (como el agresor), que había logrado entrar en el hospital dejando su auto estacionado en su garaje subterráneo. Sus padres, que viven con él, dijeron que no se habían dado cuenta de que su hijo había salido de casa a la una de la madrugada para ir hasta el hospital San Raffaele.

Si bien el episodio al principio causó inquietud, sobre todo porque en el baúl del auto del intruso fueron hallados bates de béisbol, más tarde se supo que el joven practica este deporte y que es un simpatizante de Forza Italia, el partido creado por el premier.

Artefacto explosivo

Lo que sí causó gran alarma fue la noticia de la explosión de un paquete bomba en la famosa Universidad Bocconi de Milán. Debido a un defecto de fabricación, el artefacto –un tubo con dos kilos de dinamita, bulones, tornillos y un timer– estalló sólo parcialmente en un pasillo, a las 3 de la madrugada, sin causar daños.

La acción, que se conoció recién en la tarde, fue reivindicada por la denominada Federación Anárquica Informal (FAI), que envió un mensaje escrito al diario de derecha Libero en el que anunció una campaña contra la política del gobierno sobre inmigración.

"Cierren inmediatamente los centros de identificación y expulsión [de inmigrantes] o empezará a correr la sangre de los patrones", señalaba el mensaje.

El mismo grupo, que en diciembre de 2003 saltó a la fama al mandarle cartas bomba al ex premier Romano Prodi, había enviado el martes un paquete bomba a un centro de identificación y expulsión de inmigrantes de Gradisca d’Isonzo, localidad cercana a Gorizia, en el nordeste del país.

"No hay que subestimar estas acciones", dijo el ministro del Interior, Roberto Maroni, que destacó que "de algún modo están relacionados con un clima de exasperación que debe ser redimensionado".

"Yo subrayo el llamado del presidente [Giorgio] Napolitano a todas las fuerzas políticas y sociales a enfrentar juntos estas emergencias, a bajar los tonos y desarrollar una confrontación civilizada, evitando la demonización de los adversarios", agregó Maroni.

La agresión del domingo último contra Berlusconi tuvo lugar en un clima político muy crispado debido a una escalada verbal y a un choque muy importante entre el premier, el Poder Judicial y el presidente.

La jueza Cristina Di Censo, por otra parte, confirmó el arresto de Massimo Tartaglia, quien atacó el domingo con una pequeña reproducción del Duomo de Milán al premier. El sujeto, de 42 años y con problemas psíquicos desde hace diez, podría reiterar el delito, consideró la jueza, que rechazó el pedido de sus abogados defensores de trasladar a Tartaglia a un hospital psiquiátrico.

El agresor, que le escribió una carta de disculpas al Cavaliere , permanecerá por lo tanto en una celda de la cárcel milanesa de San Vittore, controlado a vista las 24 horas por un agente.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.