Murió Bernard Law, el cardenal que encubrió el mayor escándalo de pedofilia de la Iglesia