Opinión. Bienvenidos al año 1938... pero en 2010