Bill Clinton demuestra ser el arma más valiosa de Obama