Blair y la reina, cada vez más enfrentados