Blix reveló que también fue blanco de espionaje en la ONU

(0)
28 de febrero de 2004  • 10:48

LONDRES.- El ex jefe de inspectores de armas de la ONU Hans Blix afirmó que fue espiado por los servicios secretos anglo-estadounidenses en sus oficinas de Naciones Unidas, como también en su residencia en Nueva York, antes de lanzarse la invasión a Irak, en marzo pasado.

En una extensa entrevista con el periódico inglés The Guardian , Blix reveló que esperaba ser espiado por los iraquíes "pero nunca por Gran Bretaña o Estados Unidos".

"Ese comportamiento me da asco. Se siente como una intromisión a tu integridad en una situación en la que supuestamente estábamos todos de un mismo lado", explicó el ex funcionario de la ONU, que lideró el grupo de inspectores en Irak desde 2000 al 2003.

Además, reveló que debido a sus sospechas contrató a un grupo de expertos de la ONU, para que vigilaran sus oficina y su casa en Nueva York.

"Si había algo muy sensitivo que teníamos que hablar, lo decíamos fuera en un restaurante o en la calle", dijo Blix.

Las sospechas del ex jefe de inspectores surgieron cuando en marzo pasado recibió de John Wolf, secretario norteamericano para la no-proliferación de armas, un sobre con fotografías de armamentos iraquíes, a las que sólo tenían acceso funcionarios de la ONU.

También indicó que a comienzos del año 2003 comenzó a tener problemas con la línea telefónica de su departamento en Nueva York.

"Me habrían instalado algún sistema electrónico. No lo sé", afirmó.

En la entrevista con The Guardian , diario que a partir de la semana próxima entregará en fascículos un polémico libro sobre la guerra en Irak escrito por Blix "Disarming Iraq: The Search for Weapons of Mass Destruction" (Desarmando Irak: La Búsqueda por las Armas de Destrucción Masiva), el ex funcionario de la ONU admitió que creía que los operativos de espionaje "sólo podrían esperarse entre enemigos o en casos de actividades serias criminales".

"Pero en este caso se trata de gente que estaba cooperando junta y es un sentimiento muy poco placentero", agregó el ex funcionario sueco, que subrayó en caso de comprobarse dichas operaciones de espionaje en la ONU "deben tomarse medidas legales para detenerlas".

Fuente: ANSA

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.