Bolivia da la nota: ya es uno de los países más pujantes de la región

El auge del precio del gas permitió un enorme crecimiento del PBI y del consumo; pero el “milagro” tendría fecha de vencimiento
Rubén Guillemí
(0)
13 de abril de 2014  

Bolivia está de fiesta. Cuando faltan seis meses para su probable reelección, el presidente Evo Morales, que más de una vez se declaró "marxista, leninista y comunista", cuenta ya con un logro indiscutible: haber llevado a uno de los países más pobres del continente a su mayor ciclo de crecimiento en la historia hasta ubicarlo en el segundo lugar en la lista de las economías más pujantes de la región.

En la clase media de las ciudades bolivianas el consumo se dispara mientras que los índices macroeconómicos son altamente positivos e incluso reciben elogios de los críticos del gobierno. Pero dos grandes nubarrones penden en el horizonte: la fiesta todavía no alcanza a todos y ya tiene una amenazante fecha de caducidad.

Efectivamente, la cuarta parte de los bolivianos vive aún en la pobreza. Y la bonanza está atada a los precios de los minerales y, especialmente, al valor internacional del gas, que se multiplicó por más de diez en sólo una década.

Bolivia tiene firmados cuantiosos contratos para la provisión de gas a la Argentina y Brasil. Pero los brasileños avanzan con la idea puesta en el autoabastecimiento para 2019, cuando vence su acuerdo.

Faltan seis meses para los comicios presidenciales, y con un 45% de popularidad, Evo Morales parece encaminarse hacia la reelección impulsado por el buen momento económico que vive el país y que se palpa en las calles.

Los bolivianos tienen más dinero en sus bolsillos, salen a comprar y gastan más. El consumo en supermercados aumentó un 10% en el último año y, en enero, la gente invirtió 49 millones de dólares en los servicios de restaurantes, lo que representa un crecimiento del 27% respecto del mismo mes del año pasado.

Abrir un restaurante o un patio de comidas se convirtió en un excelente negocio en las ciudades de La Paz y El Alto. En el último lustro, la cantidad de patios de comida se multiplicó por cuatro. En 2009 había apenas tres shoppings en La Paz y ahora hay 12.

"Evo Morales me sorprendió", reconoce el economista Armando Méndez, ex presidente del Banco Central, ubicado en las antípodas ideológicas del presidente.

"Yo creo que el aporte fundamental del gobierno de Morales es la prudencia en las finanzas públicas", agrega Méndez, quien también se atreve a comparar dos situaciones de países con un mercado externo favorable, Bolivia y Venezuela.

"A diferencia del gobierno chavista, Morales no ha caído en una vorágine de gasto. Morales está financiando el aumento del gasto público con impuestos, no con endeudamiento externo", señaló Méndez. Así, en un contexto de países latinoamericanos altamente deficitarios, Bolivia constituye, junto a Paraguay, un islote de naciones con superávit.

Los números macro de Bolivia son efectivamente impactantes. En los últimos siete años, su PBI se multiplicó por cuatro y pasó de 8000 millones de dólares a 33.000 millones de dólares.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó que este año el crecimiento será del 5,1% y del 5%, en 2015, lo que permitirá a Bolivia mantenerse como el segundo entre los países más pujantes de la región detrás de Perú.

La gallina de los huevos de oro de Bolivia es el gas, una riqueza que tiene en abundancia. En 2003 el valor total de las exportaciones de gas alcanzaba apenas 485 millones de dólares y ese monto se elevó en una década a 6000 millones de dólares. Al mismo tiempo, el valor de la unidad en que se mide el gas, el MMBTU, pasó de un dólar a comienzo de siglo a unos 11 dólares actuales

Pero ¿qué pasará en 2019 si los brasileños dejan de comprar gas a Bolivia? Todas las señales de alarma se dirigen en esa dirección.

"Hasta ahora no se ha hecho una sola inversión para darle bases sólidas a este crecimiento. Pero claro... cuando hay dinero y hay subsidios, hay fiesta. Y nadie quiere pensar que en algún momento la fiesta se va a acabar", advirtió en diálogo con LA NACION el principal líder opositor, Samuel Doria Medina, del Frente Amplio, que recoge por ahora un 13% de apoyo.

Para Doria Medina, un empresario exitoso apodado "el rey del cemento" que se postula a la presidencia por tercera vez, Morales "malgastó" el dinero de los tiempos de bonanza "y la corrupción también creció de manera geométrica".

"Y mediante licitaciones arregladas y sobreprecios, los beneficios de la prosperidad se reparten principalmente entre los allegados al gobierno", añadió.

Los analistas destacan también que el gobierno de Morales no ha hecho demasiado por industrializar sus fuentes de ingresos.

"Toda la inversión extranjera estuvo destinada a la extracción de nuestros recursos naturales. Los riesgos son aún muy grandes para el futuro", dijo a LA NACION el ex ministro de Desarrollo Económico Horst Grebe.

Para el ex funcionario, "Bolivia sigue teniendo una matriz productiva muy frágil; la mayoría de los emprendimientos privados son de tipo comercial porque todo está hecho para favorecer el consumo y la importación".

Aun así, con abundantes recursos públicos al servicio de su campaña electoral y el control de la mayoría de los medios de comunicación, Evo Morales tiene todas las posibilidades de lograr la reelección el próximo 5 de octubre y completar así 15 años de uno de los gobiernos más exitosos del llamado "socialismo del siglo XXI".

Fuertes contrastes

El país crece, pero la pobreza extrema subsiste

  • 5,1%

Aumento del PBI

El Fondo Monetario Internacional pronosticó un crecimiento del 5,1% del PBI boliviano para este año y del 5% para 2015, el segundo de la región detrás de Perú

  • 24%

Índice de pobreza extrema

Pese a la bonanza económica, según el censo de 2012 unos 2,5 millones de bolivianos viven aún en la pobreza extrema, con menos de un dólar por día

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.