Bolivia da la nota: ya es uno de los países más pujantes de la región