Bolsonaro muestra en la calle el apoyo que pierde en las encuestas

Un manifestante se saca una selfie con una imagen de Bolsonaro, cerca de Copacabana
Un manifestante se saca una selfie con una imagen de Bolsonaro, cerca de Copacabana Fuente: Reuters
Miles de simpatizantes del mandatario salieron a las calles en varias ciudades para criticar "la vieja política" que bloquea las iniciativas del gobierno en el Parlamento
Alberto Armendáriz
(0)
27 de mayo de 2019  

RÍO DE JANEIRO.- En una demostración de fuerza frente a la rápida pérdida de popularidad del gobierno brasileño, miles de simpatizantes del presidente Jair Bolsonaro salieron ayer a las calles de todo el país para expresar su apoyo y criticar la "vieja política" que, según los manifestantes, aún impera en el Congreso y el Poder Judicial, donde obstaculizan las políticas de la nueva administración.

"Elegimos a Bolsonaro para terminar con los corruptos parásitos de la vieja política. Ellos se resisten al cambio y bloquean iniciativas para mejorar el país, como la reforma previsional, que acabaría con el déficit, y la flexibilización de las armas de fuego, que nos daría más seguridad", afirmó la abogada carioca Leticia Bastos durante una marcha de unas 5000 personas por la Avenida Atlántica del barrio de Copacabana, en Río de Janeiro.

La mayoría de los participantes iban vestidos con camisetas de la selección nacional de fútbol y hacían ondear banderas de Brasil mientras entonaban el himno. Llevaban carteles con leyendas como "Ayudemos a nuestro presidente a reconstruir nuestro Brasil"; consignas en contra de los opositores del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) y de su máximo líder, el encarcelado expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, así como también exhortaciones del tipo "Intervención militar ahora".

La movilización nacional, con las mayores marchas en San Pablo, Río de Janeiro, Brasilia, Belo Horizonte y Curitiba, había sido convocada la semana pasada por grupos conservadores más radicales, como el Movimento Avança Brasil y el Club Militar, en respuesta a las masivas protestas que el 15 de mayo ocurrieron también en todo el país en rechazo de los recortes presupuestarios a la educación aprobados el último mes por el gobierno. En un principio, el llamado era a "cerrar el Congreso y el Supremo Tribunal Federal", pero la pauta se tornó más positiva luego de que el propio Bolsonaro y el presidente de su Partido Social Liberal (PSL), Luciano Bivar, condenaron la propuesta. Tampoco apoyaron el reclamo grupos civiles que fueron claves para el respaldo a la operación anticorrupción Lava Jato desde 2014 y para el impeachment de Dilma Rousseff (PT) en 2016, como el Movimento Brasil Livre (MBL) y Vem pra Rua.

Asesores del Palacio del Planalto incluso aconsejaron a Bolsonaro que no se refiriese a la movilización para no quedar pegado a ella bajo el riesgo de que fuera mucho menos numerosa que la de rechazo de la semana pasada y aumentara el desgaste del gobierno. De hecho las manifestaciones de ayer fueron significativamente menores que las antigobierno. Ya el viernes último, un sondeo de XP/Ipespe, apuntó que por primera vez desde que asumió, el 1º de enero, la cantidad de brasileños que cuestionan al presidente es mayor que la de aquellos que lo apoyan: para el 36% de los encuestados el gobierno es muy malo/malo, mientras que para el 34% es excelente/bueno. Es que, desde que llegó al poder, esta administración ha estado plagada de escándalos, crisis políticas que llevaron a la salida de dos ministros y numerosas marchas atrás en medidas anunciadas, mientras que la alicaída economía no da señales de una pronta mejora.

Sin embargo, Bolsonaro, quien había viajado a Río de Janeiro para participar anteanoche del casamiento de uno de sus hijos -Eduardo, diputado y titular de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara baja-, no pudo contenerse de comentar sobre las marchas ayer a la mañana al participar de un servicio religioso evangélico en la zona de Barra de Tijuca.

"El pueblo está yendo a las calles. No para defender a un presidente, a un político o a quien sea. Está yendo para defender el futuro de esta nación. Una manifestación espontánea, con una consigna definida, con respeto a las leyes y a las instituciones, pero con el propósito de dar un mensaje a aquellos que insisten en viejas prácticas para no dejar que este pueblo se libere", resaltó Bolsonaro, que durante 17 años fue miembro del Congreso sin haber tenido una sólida agenda legislativa de proyectos.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.