Jair Bolsonaro se enfurece con las restricciones y ataca a los gobernadores

Jair Bolsonaro
Jair Bolsonaro Crédito: Europa Press
Mientras crecen las medidas a nivel estatal, el presidente pide no cerrar el país y dice que están "destruyendo Brasil"
(0)
26 de marzo de 2020  

BRASILIA.- "El caos está entre nosotros". El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, lanzó ayer su crítica más dura por la alarmante situación del coronavirus. Pero sus dardos no fueron dirigidos contra la pandemia, sino contra las medidas de contención decretadas por los gobernadores, que toman cada vez más y más distancia del negacionismo presidencial.

Bolsonaro se enfrentó así a la creciente rebelión de los gobiernos estaduales y municipales, que ante la inacción que perciben desde Brasilia instauraron sus propias cuarentenas y restricciones de actividades, como sucede en el resto del mundo, buscando cerrarle el paso a un enemigo implacable que hasta ayer dejaba 2247 casos y 46 muertos.

"Lo que están haciendo algunos gobernadores y alcaldes en Brasil es un crimen. Están destruyendo Brasil. Las empresas no están produciendo nada. No tienen cómo pagar a su personal. Y si la economía colapsa, no habrá cómo pagar a los funcionarios públicos. El caos está ante nosotros", declaró a la prensa a la salida de su residencia oficial.

Las nuevas declaraciones tuvieron como antesala un fuertemente cuestionado discurso, anteayer, en el que minimizó el impacto probable de la "pequeña gripe" en Brasil e instó a los alcaldes y gobernadores a dar marcha atrás en sus medidas de cierre, que provocaron la paralización de grandes ciudades.

"Si tuviéramos problemas como los que puede haber en Brasil, con saqueos de supermercados, el virus seguirá estando. Vamos a tener el caos y el virus", disparó ayer el excapitán del ejército, recurriendo a su clásico discurso de la inseguridad en la vía pública como matriz de todos los males.

"¿Qué debemos hacer? Poner a la gente de nuevo a trabajar. Proteger a los ancianos, a quienes tienen problemas de salud. Pero nada más fuera de eso. De lo contrario, lo que sucedió en Chile puede ser una minucia al lado de lo que puede acontecer en Brasil", añadió Bolsonaro, en alusión a la ola de protestas contra el gobierno de Sebastián Piñera, los incidentes y la represión de los carabineros.

"¿Si Brasil puede salir de la normalidad democrática que ustedes defienden tanto? Nadie sabe lo que puede suceder en Brasil", pero si hay una amenaza, "no será por parte mía, quédense tranquilos", afirmó.

Mientras el coronavirus sigue propagándose por Brasil, Bolsonaro está optando cada vez más por el punto de vista compartido con su homólogo estadounidense, Donald Trump, de que hay que priorizar los empleos frente a los perjuicios económicos que pueden generar los cierres recomendados por las autoridades de salud pública.

Además de las cuarentenas declaradas en estados claves como San Pablo y Río de Janeiro, dos importantes aliados de Bolsonaro, los gobernadores de Goiás, Rolando Caiado, y de Santa Catarina, Carlos Moisés da Silva, ambos de derecha, le quitaron el apoyo por su manejo de la crisis.

Pero la rebelión excede incluso a los gobiernos regionales. La presión sobre el mandatario de ultraderecha por su manejo del brote sobreviene de los mismos ciudadanos brasileños, incluso con cacerolazos de protesta durante las noches en todo el país, una muestra de descontento que coincide con los sondeos que indican la caída de su popularidad.

Quizá la estocada más llamativa haya provenido del estamento militar, el que Bolsonaro mejor conoce. El jefe del Ejército de Brasil, el general Edson Pujol, se diferenció de la opinión del presidente y consideró ayer que la lucha contra el brote será "quizá la mayor misión de esta generación" de militares y pidió la unión de todos los brasileños.

En una grabación destinada a difundirse en todos los cuarteles del país, Pujol defendió las medidas de restricción adoptadas por varios estados, en un notable contrapunto con la línea de Bolsonaro y su "volver a la normalidad".

"Esta quizá sea la misión más importante de nuestra generación. Vivimos el enfrentamiento de una pandemia que exige la unión de todos los brasileños. El momento es de cuidado y prevención y también de mucha acción por parte del ejército", señaló el jefe castrense en el video.

Y mientras Bolsonaro imagina el caos en los supermercados y clama por la reapertura absoluta de la vida económica y comercial, los especialistas insisten en que se tomen medidas para reforzar la salud pública. Días atrás, el cirujano Miguel Srougi advirtió que la pandemia tiene en riesgo a los sectores más pobres de la sociedad, desde siempre los más vulnerables, pero esta vez incluso más expuestos.

Esa carencia del equipamiento mínimo en la salud pública y de la falta de preparación se refleja sobre todo en el número de camas por hospital, señaló Srougi, de 1,95 por cada mil habitantes. Según esas cifras, para cuando se llegue al pico del brote de coronavirus, no habrá suficiente lugar en los hospitales para brindar atención a los pacientes.

Agencias AP, AFP y Reuters

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.