Bolsonaro y Moro elevan la tensión con más fuego cruzado

Tras su renuncia, el exministro filtró mensajes que comprometen al presidente por los cambios en la policía; el ultraderechista los rebatió
Tras su renuncia, el exministro filtró mensajes que comprometen al presidente por los cambios en la policía; el ultraderechista los rebatió Fuente: Reuters
Marcelo Silva de Sousa
(0)
26 de abril de 2020  

RÍO DE JANEIRO.- Mensajes de conversaciones privadas filtradas. Una foto con un reclamo por traición e ingratitud en las redes sociales. Casi como el guión de una telenovela brasileña, el presidente Jair Bolsonaro y su exministro de Justicia, Sergio Moro, sostuvieron ayer su escandaloso enfrentamiento, un día después de que el exjuez abandonara el gobierno con denuncias de interferencias políticas en la Policía Federal (PF).

Moro le propinó un golpe sensible al presidente, que refuerza al menos parte de su versión por detrás de la salida del gobierno. El exministro filtró mensajes de WhatsApp a un noticiero de la cadena Globo en los que el líder ultraderechista manifiesta su voluntad de correr de la PF a Mauricio Valeixo, exjefe de la fuerza y mano derecha de Moro, por estar investigando a diputados aliados.

En los mensajes, exhibidos anteanoche, Bolsonaro dice que hay "un motivo más" para correr a Valeixo (que fue despedido anteayer) y cita un artículo periodístico que reportó el cerco sobre diputados bolsonaristas.

Además, Moro filtró una segunda conversación, mantenida con Carla Zambelli, una diputada federal bolsonarista que intenta convencerlo de que acepte la sustitución de Valeixo a cambio de ser apalancado para ocupar una vacante en el Supremo Tribunal en noviembre de este año.

"No estoy a la venta", le respondió Moro, según los mensajes mostrados por Globo. Al anunciar su renuncia, el exjuez federal de Curitiba, célebre por su actuación en la operación Lava Jato, había acusado al presidente de intentar interferir políticamente en el comando de la PF para tener acceso a informaciones sigilosas e informes de inteligencia.

Bolsonaro salió al contraataque. Rebatió las acusaciones de Moro, negó querer ejercer influencia política en la fuerza y acusó al exjuez de haber querido negociar su vacante en la Corte. En su discurso, sin embargo, evidenció interés en acompañar la investigación por el atentado que sufrió en septiembre de 2018, cuando era candidato, y reconoció un posible delito al reconocer que tuvo acceso a informaciones de la investigación de la muerte de la concejal Marielle Franco.

El ultraderechista apeló al costado personal. Publicó en redes sociales una foto abrazando a Moro, con un mensaje en el que manifestó haberlo apoyado en medio de la filtración de mensajes del exmagistrado con fiscales de la operación Lava Jato el año pasado, en un escándalo conocido como Vaza Jato.

El presidente brasileño todavía no eligió reemplazante de Moro, y se evalúa el desdoblamiento del ministerio en dos carteras, Justicia y Seguridad, como era hasta antes de 2019.

Respuesta

"Sobre el reclamo del presidente sobre una supuesta ingratitud: también lo apoyé cuando fue injustamente atacado. Pero preservar a la PF de interferencia política es una cuestión institucional, de estado de derecho, no de relación personal", afirmó más tarde el exjuez, a modo de respuesta.

La Justicia tomó nota de las acusaciones de Moro. El ministro del Supremo Tribunal Celso de Mello será quien decidirá el futuro del pedido de investigación presentado por el Procurador Federal, Augusto Aras, en base a las declaraciones del ex juez, para investigar posibles delitos como obstrucción de la justicia y corrupción pasiva. Una de las primeras medidas de prueba, en caso de que la investigación inicie, podría ser la convocatoria a Moro para que declare.

Como trasfondo, Brasil tuvo otro día de avance del coronavirus, con un nuevo récord de contagios, de 5514. Las infecciones por el Covid-19 llegaron a 58.509; la mitad ya logró recuperarse.

Se avecinan días claves. Profesionales de la salud y epidemiólogos consideran que la próxima semana será desafiante para los sistemas de salud de la región sudeste del país, que incluye a San Pablo y Río de Janeiro, dos de los estados con mayor cantidad de casos.

En los últimos días se registró una aceleración de casos de contagio que amenaza con llevar a varios estados al colapso, situación que ya se registra por caso en Amazonas, en el norte del país. El boletín de salud de ayer reportó 346 muertos por Covid-19 y el total llegó a 4016. La mayor cantidad de decesos en Brasil todavía se registra en San Pablo, que contabilizó 1667.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.