Brasil: arrestaron al tesorero del PT por el escándalo de corrupción en Petrobras

João Vaccari Neto había sido imputado el mes pasado por su presunta participación en el esquema de sobornos cobrados dentro de la compañía estatal
Alberto Armendáriz
(0)
15 de abril de 2015  • 10:00

RIO DE JANEIRO.- En un nuevo revés para el gobierno de la presidenta brasileña Dilma Rousseff , la Policía Federal detuvo esta mañana en San Pablo al tesorero del oficialista Partido de los Trabajadores (PT), João Vaccari Neto, acusado de haber recibido sobornos provenientes del esquema de corrupción en Petrobras y disfrazarlos como donaciones para campañas electorales de miembros de su agrupación.

El arresto preventivo de Vaccari Neto, junto a su mujer y su cuñada, fue ordenado por el juez federal Sergio Moro, de Curitiba, que es quien lleva adelante el juicio en torno al caso de Petrobras, en la que directivos de la compañía estatal han confesado que cobraban dinero a constructoras para garantizarles contratos con la petrolera.

Ya han sido detenidos tres ex directores de la empresa así como 36 ejecutivos privados, mientras que el Supremo Tribunal Federal aprobó el mes pasado que se abran investigaciones sobre unos 50 políticos presuntamente beneficiados por los desvíos, todos menos uno de ellos pertenecientes al PT y sus principales aliados en la coalición gobernante.

A través de acuerdos con el Ministerio Público para la reducción de su condena, uno de los ex directivos de Petrobras y un intermediario cambista de dinero apuntaron contra Vaccari Neto por ser el nexo entre la red de corrupción en la petrolera y el partido. El tesorero ha negado siempre las acusaciones, la última vez la semana pasada, en una tumultuosa audiencia en el Congreso ante la comisión parlamentaria que investiga el caso, en la que fueron sueltos ratones en medio de la sala.

El escándalo ha generado una fuerte crisis en el gobierno de la presidenta Rousseff, quien en enero comenzó su segundo mandato después de ganar las elecciones de octubre último por el menor margen en la historia de Brasil y hoy cuenta, según las encuestas, con una popularidad de apenas 13%.

Con las revelaciones del caso, los últimos dos meses han estado cargados de pedidos de juicio político a la mandataria, a quien sectores de la sociedad responsabilizan por la red de corrupción instalada en Petrobras desde 2003, cuando el PT llegó al poder de la mano de Luiz Inácio Lula da Silva , mentor político de la actual presidenta. En ese entonces, Rousseff estuvo muy vinculada a la petrolera estatal, primero como ministra de Minas y Energía y luego como jefa de Gabinete, cargo que le otorgaba liderazgo en el consejo de administración de la empresa.

La presión social por el "impeachment" de Rousseff se materializó en dos grandes olas de manifestaciones, la primera el 15 de marzo, de la que participaron unos dos millones de brasileños, y la más reciente el domingo último, que reunió a unas 700 mil personas.

Las movilizaciones se dan en momentos en que el Ejecutivo ha protagonizado duros enfrentamientos con su principal aliado, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que detenta la presidencia de ambas cámaras en el Congreso, donde se ha resistido al programa de ajuste que impulsa el gobierno para intentar recuperar la alicaída economía del país.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.